Este adorable cachorro no dejaría que su mandíbula rota le impidiera besar a quienes lo cuidaron

Es realmente muy lamentable que algunos animales padezcan las consecuencias de la falta de escrúpulos de algunos seres que dicen llamarse humanos. Y a pesar de todo son seres tan especiales que nunca dejan de agradecer la vida.

Otto es un hermoso amigo peludo, que a sus tres meses de edad fue testigo de la intolerancia de algunas personas y experimentó más traumas que cualquier otro perrito.

Otto y sus hermanos fueron dejados a su suerte en la calle, pero a diferencia del resto de la camada este pequeño tenía una severa lesión en su mandíbula que, a pesar de sentir mucho dolor, siempre se mostró agradecido por la vida.

¡Es un gran guerrero!

Este adorable cachorro y sus hermanos fueron llevados a Greenville Humane Society (GHS) en Greenville, Carolina del Sur, después de que fueron encontrados en la calle sin un techo a donde ir.

Afortunadamente sus hermanos tenían buen estado de salud y el personal del refugio pudo conseguirles nuevos hogares llenos de amor. Sin embargo, la condición de Otto era otra muy distinta.

Un portavoz del GHS dijo que el tratamiento de su lesión iba más allá de cumplir con un tratamiento solo de medicamentos.

«Su mandíbula se rompió en dos lugares por un traumatismo contundente».

Se presume que Otto y sus hermanos fueron arrojados el automóvil mientras estaba en movimiento.

Otto still likes to give kisses in his own unique way!

Publiée par Greenville Humane Society sur Mercredi 8 mars 2017

“Creemos que Otto y el resto de la camada pudieron haber sido expulsados ​​de un automóvil».

Pero a pesar de su terrible experiencia, este adorable cachorro se mantuvo siempre con una aptitud dócil y cariñosa. Aunque sentía dolor y le costaba mucho hacer algún movimiento con su mandíbula Otto amaba dar besos a todas las personas que lo cuidaban.

Realmente es un perro encantador que ha conmovido a todos quienes lo conocen. El equipo que trabajaba en GHS tampoco se dio por vencido para encontrar una solución a la lesión de este guerrero que luchaba por vivir feliz cada día.

Otto necesitaba someterse a una cirugía reconstructiva de su mandíbula.

El personal se dedicó a conseguir donaciones para cubrir el costo de la cirugía. Gracias a la generosidad y el apoyo de la comunidad fue posible y los gastos médicos fueron financiados.

Pareciera que este pequeño sabía que su dolor estaba a punto de llegar a su fin.

«¡Otto estaba muy animado en la mañana cuando iba camino para operarse!»

El personal de GHS manifestó en su cuenta de Facebook su alegría y agradecimiento a todos los que de alguna manera pusieron su granito de arena para ayudar a este noble amigo peludo.

«Gracias de nuevo a todos los que donaron y compartieron para ayudar a este dulce y pequeño amigo».

Otto finalmente fue intervenido en el Hospital Veterinario de Foothills, donde recibió toda la atención y cuidados bajo una constante observación.

Afortunadamente, la operación fue todo éxito. Apostamos a su pronta recuperación y deseamos para él un hogar igual a su personalidad, lleno de besos y muy amoroso.

Celebremos el maravilloso resultado de la intervención de Otto compartiendo su emotiva historia con nuestros amigos.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!