Un perrito consuela a su dueña limpiando sus lágrimas de dolor justo antes de partir

Sólo un ser de luz como un perrito sabe lo que puede pasar por el corazón de su humana favorita, cuando el destino los obliga a despedirse para siempre.

No existe sentimiento más puro que el amor genuino entre una amada mascota y su dueño. Esta es la triste historia de Simba, un perrito ya en edad adulta y listo para decir adiós, que limpia las lágrimas de dolor por su futura partida del rostro de su dueña.

Todos los días en los últimos 19 años, Mýa Monay Davis y su compañero de vida, Simba, se han dado mutuamente todo el amor, cariño y lealtad. Simplemente disfrutaron juntos de lo bueno y lo malo, los dos siempre han sido inseparables.

El perrito fue el más fiel durante casi dos décadas de vida

perrito

“Simba y yo hemos sido amigos desde siempre y no hubiera querido tener otro tipo de perro para ser mi mejor amigo mientras crecía”, dijo Monay.

«Pero después de tantos años juntos, la triste realidad es que la luz del pequeño Simba ya se está apagando, aunque sabemos que el amor que lleva en su corazón nunca ha dejado de brillar para mí».

En los últimos años, Simba ha batallado con problemas de salud y su pequeño cuerpo adolorido ha hecho que sus pasos sean más lentos.

Aunque recientemente parecía que el fin de su vida estaba muy cerca, Mýa quedó con la noción de que pronto tendría que poner a dormir a su mejor amigo y eso la tenía devastada.

No podía siquiera imaginar cómo sería su vida sin Simba

Ahora cualquier instante junto a su mejor amigo era mucho más valioso e importante. Tal como el momento que fue capturado por su dueña en vídeo y compartido por ella misma en su página de Facebook.

En las escenas, se puede ver a la devastada mujer entre lágrimas, siendo consolada por Simba, quien en un acto completamente amoroso y poderoso, limpia esas gotas de dolor y de tristeza con su propio cuerpecito ya envejecido.

“Estaba preparándome para decirle adiós a mi mejor amigo, mientras yacía en el suelo junto a él y le explicaba todo, no pude evitar llorar. Un veterinario me había recomendado ponerlo a dormir y eso era algo que no podía hacer”, comentó Mýa.

El perrito no dudó en limpiar las lágrimas de dolor del rostro desgarrado de su amiga

Lo que sucedió después fue algo realmente devastador pero que enterneció el corazón de Monay y le hizo entender que era ella quien debía aprender a dejarlo ir.

“Él empezó a limpiar mi cara, a secar mis lágrimas y sentía como él me estaba haciendo saber que todo iba a estar bien”, agregó.

Fue su manera de decirle a su dueña que ella debía aceptar que él ya merecía descansar del otro lado del arcoíris

Sobre ese duro momento, Mýa escribió en Twitter:

«Tengo que sacrificar a mi perro de 19 años pronto. Él y yo tuvimos una conversación temprano esta noche sobre dejarlo ir, para que pueda ser pacífico cuando fallezca, en lugar de estar rodeado de extraños. Empecé a llorar en medio de la conversación y este es él secándome las lágrimas»

Puedes ver el emotivo momento entre Mýa y Simba, a continuación:

Aunque la escena fue de gran tristeza, por suerte para Mýa, Simba ha logrado recuperarse un poco a pesar de que la idea de dejarlo ir sigue latente puesto que cada día que transcurre es otro donde su mejor amigo envejece.

Mientras Monay se prepara para lo inevitable, debemos reconocer la forma tan característica en la que este perrito amoroso ha dado todo por ver a su dueña tranquila.

¿Qué piensas acerca de este acto amoroso del pequeño Simba? Sin duda, que esos momentos en los que irremediablemente debemos dejarlos partir tocan el alma a cualquiera. ¡Ojalá fueran eternos!

Más noticias sobre: