Este perrito sordo, ciego y anciano vivió los peores meses antes de partir por culpa de su dueño

La historia de este perrito llamado Brandy es uno de los casos más tristes de negligencia. Para este cruce de Fox Terrier no hubo una segunda oportunidad ni final feliz, pues sus rescatistas llegaron demasiado tarde y la mejor opción que hubo fue dar por terminada su inmerecida agonía.

Brandy vivía solo en una propiedad en Adelaida, Australia, en el cual su dueño lo había dejado encerrado para que se defendiera a su suerte.

Pero esto no era lo peor sino que Brandy era ciego y sordo, así que necesitaba más atención y cuidados que cualquier otro perrito pero para sus “responsables” esto no importó. La criatura fue rescatada por la Royal Society for the Prevention of Cruelty to Animals RSPCA, después de haber atendido una denuncia.

Para el momento en que la ayuda llegó, Brandy estaba rodeado de sus propias heces y gusanos a su alrededor.

Las terribles condiciones en las que Brandy vivió durante sus últimos meses hicieron grandes estragos en su salud. En el momento de su rescate, el perrito tenía infección en el oído, lombrices intestinales, una uña encarnada e infectado a causa de un absceso, una enfermedad dental avanzada y uno de sus ojos estaba hinchado.

No nos explicamos cómo alguien pudo haber hecho algo tan cruel como dejar al perrito ciego y sordo para defenderse por sí mismo.

El caso de Brandy conmovió mucho a sus rescatistas pues pese a intentar todo para salvarlo, la criatura fue puesta a dormir para parar su agonía.

El animalito estuvo soportando los dolores de sus enfermedades durante meses. Por esa razón, la RSPCA hizo todo para que Geoffrey Mortensen de 54 años y dueño de Brandy pagara por su negligencia.

Mortensen fue llevado ante la ley por lo sucedido con el perrito y la inspectora jefe de RSPCA, Andrea Lewis, declaró en su contra.

Andrea dejó al descubierto el nivel de negligencia que Brandy había sufrido y las razones por las cuales debió ser puesto a dormir, siendo este uno de los peores casos que había atendido en su carrera dentro de la RSPCA.

“Este era un perro mayor, ciego, sordo y totalmente vulnerable, que fue completamente rechazado por sus dueños cuando más los necesitaba”, declaró Lewis.

Mortensen fue hallado responsable pero cumplió sólo 6 meses de encierro, después de haber cancelado una fianza de buena conducta por dos años.

A este hombre también se le prohibió el derecho a tener cualquier tipo de mascotas. Aunque  todo esto se queda corto ante todo lo que debió sufrir antes de alcanzar la paz. Lamentablemente así son las leyes, por eso muchos exigen aumento en los castigos sobre los casos de negligencia y malos tratos hacia los animales ¡ellos son seres vulnerables!

Comparte esta nota y sé la voz de los que no tienen voz, no nos quedemos indiferentes y descubre ante el mundo lo terrible de este caso.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!