Ex marine trata de no rendirse hasta salvar a 200 perros y gatos de un triste destino en Kabul

La misión central de todo soldado ex marine es y será siempre rescatar vidas. No importa si son humanas o no, todas son esenciales. Por desgracia, la guerra sigue afectando a muchos países del mundo, y Afganistán es su epicentro.

Un ex marine rescata vidas animales desde Kabul, Afganistán

Ex marine

Allá en Kabul, capital afgana, Paul Farthing, un ex marine y soldado de la Marina Real del Reino Unido, logra rescatar a perros y gatos de la zona en conflicto. Este héroe sin capa, pero con avión propio, los sube a bordo y les salva la vida.

Exmarine

Farthing fundó en el año de 2007 la organización benéfica Nowzad, y desde entonces se ha empeñado en procurar la persistencia de los animales. En verdad, el oficial retirado y ex marine se ha entregado a ellos en cuerpo, alma y corazón.

Se ha esforzado por hacer lo imposible para extraer de Afganistán al personal británico y a los animales en peligro. Aunque recibió el visto bueno del secretario de Defensa del Reino Unido, Ben Wallace, las cosas no han sido coser y cantar.

El ex marine inició una campaña para tratar de sacar del país de manera segura a su personal, junto con 200 gatos y perros.

La operación de rescate lleva por nombre “Operation Ark”.

“Necesito sacarlos de aquí. No los voy a dejar atrás. Estoy aterrorizado, todo el mundo está absolutamente aterrorizado por lo que depara el futuro, tras el colapso del gobierno afgano”, señaló Farthing.

Se trató de una carrera contrarreloj para rescatar a sus 25 compañeros, salvarse él mismo y a los más de 200 animales. Su mayor temor era que, de acabarse el tiempo y ser capturados, las hijas hembras de su personal llevarían las de perder.

La iniciativa tuvo una enorme repercusión y logró recaudar la suma de 200 mil dólares estadounidenses. Con ellos adquirió un avión de carga con capacidad para llegar a Gran Bretaña.

Sin embargo, el soldado necesitaba realizar varios trámites y procedimientos legales que permitieran el ingreso de los empleados afganos su país. Dijo sentirse desencantado de su gobierno por lo engorroso de la situación.

“Todo esto es realmente lamentable, siento que todo por lo que luché en el pasado fue en vano”, dijo Farthing, apenado.

Durante su estadía en la ciudad de Nowzad, él y sus compañeros de Comando tuvieron la misión de proporcionar seguridad y estabilidad a la localidad. Algo que resultaba sumamente complicado en un lugar cada vez más destruido y desolado.

En una ocasión, él y sus compañeros tuvieron que separar a dos perros a punto de matarse a mordiscos. Posteriormente, uno de ellos lo siguió y ambos se volvieron inseparables por más de seis meses.

Pasado este tiempo, Farthing tuvo que regresar a Reino Unido. Por suerte, después de varios procesos protocolares, pudo viajar con el perro. Convenció a la Real Armada de Gran Bretaña y ambos emprendieron el camino.

El can fue bautizado como Nowzad, en honor a aquella ciudad asediada que los encontró. Pero, además, fue el nombre homónimo de su organización en pro de rescatar a perros y gatos quienes sirvieron de compañía para muchos soldados.

Nowzad Dogs, a la fecha, ha logrado reubicar en una mejor vida a más de 1700 animales, muchos con soldados que conocieron en medio de la guerra. Además, la misma organización ha formado a más de 500 estudiantes de veterinaria.

El refugio alberga a más de 140 perros, 40 gatos, varios burros, decenas de caballos, cabras y vacas. Sin embargo, este amante de la vida no podía llevarlos a todos.

Cientos de perros han encontrado un refugio y ahora aguardan por una familia amorosa

Farthing adoptó a otro perro afgano a quien llamó Tali; asimismo, ha logrado que otros soldados reciban en su hogar a los peludos. Ellos les dieron su apoyo en el frente, ya era hora de retribuirles.

Las personas quienes dedican su vida a rescatar animales son nuestros héroes. Les damos las gracias en nombre de cientos de miles de almas. De no ser por ustedes, muchas de ellas quizás ya no existirían.