Una perrita sin hogar con cáncer terminal vuela 600 km para ser amada hasta su último suspiro

A pesar del enorme trabajo de los rescatistas y las fundaciones dedicadas a salvar a los perritos de la calle, son muchísimos los que nunca logran conseguir una familia. Este era el lamentable caso de una perrita llamada Ashlyn.

Enlaces patrocinados

Ella pasó casi toda su vida en New England Humane Society. Era muy dulce y amorosa, pero por alguna extraña razón nadie parecía dispuesto a brindarle la oportunidad que tanto necesitaba.

Después de muchos años, los empleados de la Fundación comenzaron a notar que algo no andaba bien con la salud de Ashlyn. La perrita se encontraba muy débil y a duras penas tenía la energía suficiente para comer.

La llevaron a un veterinario y allí comprobaron que sus problemas eran mucho más graves de lo que habían imaginado. La peludita tenía cáncer en estado terminal y había un alarmante número de tumores creciendo por todo su cuerpo.

Enlaces patrocinados

Contaba con tan sólo un par de semanas más de vida, pero los rescatistas decidieron que no la dejarían partir de este mundo sin conocer las maravillas que todo perrito merece.

Consiguieron una familia dispuesta a brindarle amor durante sus últimos días pero el problema era que se encontraban a más de 600 kilómetros de distancia. No había tiempo que perder así que contactaron a Paul Steklkenski.

Este dedicado piloto es el fundador de Flying Fur Animal Rescue. Desde que subió al avión, la dulce Ashlyn la pasó de maravilla. Paul le daba golosinas cada vez que la veía nerviosa y un par de horas después la entregó en los brazos de su nueva madre: Tracy Lancer.

Enlaces patrocinados

Ella ha logrado que la delicada perrita suba de peso y esté nuevamente llena de energía. No sabe muy bien cuánto tiempo le queda, pero lo que sí saben es que ahora es feliz y adora dar besos a su nueva familia.

“Ahora conoce el amor. Pase lo que pase partirá de este mundo sabiendo que la queremos muchísimo”, dijo Tracy.

Esperamos que la hermosa Ashlyn pueda seguir disfrutando al máximo de todo el amor que recibe en su nuevo hogar, es una pena que haya tenido que pasar toda su vida en un refugio. Queremos que su triste historia se convierta en una fuente de inspiración para invitar a todos a adoptar y cambiar para siempre la vida de un perrito.

No te vayas sin compartir la agridulce historia de esta hermosa perrita. Todos merecen un final feliz.

Enlaces patrocinados
¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!