Un extraño le golpea en la cara por no llevar a sus cinco mascotas atadas con correa

La violencia entre las personas no tiene justificación desde ningún punto de vista. Se trata de una violación grave a los derechos humanos. De eso ha sido testigo una mujer inglesa que fue víctima de una salvaje agresión.

Jeannette Carroll es una mujer de 51 años que vive en Eston, Reino Unido, tiene un solo hijo y se dedica a pasear perros ajenos para ganarse la vida.

Un día, cuando iba con cinco perros en un parque se le presentó una desagradable situación con un hombre que también paseaba por el lugar.

El hombre se acercó demasiado, con muestras de evidente enfado y la miró con rabia.

«Ponle correas a estos malditos perros», le gritó el molesto individuo.

Ella se dio cuenta del inminente peligro que corría, intentó tranquilizarlo y alejar a los perros. Pero por desgracia de nada sirvió, el salvaje hombre le golpeó en la cara y quedó inconsciente durante unos 20 segundos. No conforme con eso, atacó también al guardia del parque que había acudido a ayudarla.

Jeannette Carroll despertó con rastros de sangre en toda la cara

«No vi venir el golpe, cuando desperté estaba cubierta de sangre», contó la agredida.

La maltrecha mujer llamó a la policía e hizo la denuncia de rigor. Ella describe al presunto atacante como un hombre de unos 50 años, con barba y de mediana estatura.

“Recibimos un informe de un asalto a Flatts Lane alrededor de las 13:30 horas del martes 17 de septiembre”, informó un agente policial.

No pudieron atrapar al agresor de Jeannette porque huyó rápidamente del lugar

Cuando llegó la policía, el agresor había desaparecido. Le recomendaron que recibiera atención médica por las evidentes lesiones que tenía en la boca y los dientes, y que volviera a llamar después de eso.

El maltrato fue brutal, tuvo que ir al hospital donde la tuvieron seis horas curando las heridas recibidas.

Le hicieron varios puntos de sutura en el labio y le tuvieron que arreglar tres cables de su aparato de ortodoncia que se habían desprendido.

Jeannette está muy decepcionada con el desempeñó de la policía en su caso. Les ha entregado un informe con los detalles y las pruebas, pero no ha visto ningún resultado de la supuesta investigación que están haciendo.

Desde ese día la mujer tiene miedo de salir a pasear a los perros y le afecta porque era una importante fuente de ingresos para ella.

No entiende la desidia de la policía con su caso, alrededor de seis veces los ha contactado, y a ellos parece no importarles.

«Es inaceptable, me siento muy frustrada y decepcionada”, afirmó la desvalida mujer.

Esperemos que los cuerpos policiales hagan su trabajo y no dejen impune el delito cometido en contra de esta mujer.

Si el hombre se molestó o se puso nervioso porque los perros no llevaban correa, no era motivo para actuar tan brutalmente contra una indefensa mujer.

El riesgo fue mayor para él con este acto, ya que si alguno de los animalitos hubiera tratado de defender a su amiga, realmente hubiera salido lastimado. El comportamiento de los perritos que acompañaban a Carroll, ante el agresor, es una señal de nobleza palpable.

Comparte esta intolerante historia con todos tus amigos y digamos NO a la violencia.

 

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!