Se niegan a abandonar a su anciano perrito y construyen una silla para que pueda caminar

Las historias de abandono animal abundan, pero no siempre los humanos se portan tan mal con esas criaturas que les han dado su amor de modo incondicional. Algunas mascotas corren la buena suerte de caer en manos de buenas familias que los apoyan y acompañan sin importar las circunstancias.

Uno de esos peludos afortunados, pues no todos tienen la misma suerte, es Bukbik

Bu, como le llaman por cariño, es un golden retriever que vive en Bangkok, la capital de Tailandia, y en su pelaje carga el peso de sus años. Bukbik es un can de avanzada edad que ya posee algunas limitantes en su vida diaria.

Producto de sus años, Bu sufre de debilidad muscular, pérdida de la sensación nerviosa y disnea pero nada de esto ha sido motivo para que su familia lo abandone ¡al contrario! se han encargado de él del modo más amoroso.

Bu está recibiendo todo el apoyo de su familia en estos años dorados.

Para nadie era un secreto lo difícil que podía ser para este perrito caminar, así que sus padres optaron por una silla de ruedas que le permitiera desplazarse mejor sin tanto dolor. Esto ha mejorado el desplazamiento de Bukbik, aunque no por eso deje de significar un gran esfuerzo de su parte.

La historia de este abuelito peludo en sillas de ruedas se hizo viral después de que un vídeo durante uno de sus paseos nocturnos se publicara en Internet. Muchos usuarios quedaron conmovidos con la escena y esto terminó por significar el lanzamiento de Bukbik a la fama.

Su familia lo empuja para ayudarle un poco a avanzar.

Bu tiene 15 años pero no por eso abandona sus rutinas o deja que mermen sus ganas de vivir, su historia ha ayudado a inspirar a muchos que ven con admiración la perseverancia de esta criaturita.

Durante sus paseos, son las patas delanteras de Bu el verdadero motor ya que sus patitas traseras están realmente débiles y casi no puede sostenerse con ellas. Si no fuese por la ayuda de la silla de ruedas, el viejo Bu habría tenido que decirle adiós a sus caminatas.

El perrito hace cada movimiento con gran esfuerzo, pero una gran voluntad.

Pattira Siripathumrat fue la encargada de construir esa silla especial para este perrito especial y, además, quien compartió el vídeo en sus redes sociales. Ella conoce de cerca el gran esfuerzo que resulta para este abuelito poder caminar, así como la gran felicidad que eso le provoca.

Mira a nuestro peludito Bu en pleno paseo.

Aunque sus patas pisen tambaleantes, ni Bukbik ni su familia se dan por vencidos y juntos han hecho el más grande equipo. Sin duda estas personas han sabido pagar con creces todo el amor y la lealtad que el peludo les debió brindar desde sus primeros años y construir la silla es un gran gesto de gratitud de parte de estos humanos.

Bravo por este perro que aún se aferra a la vida y por sus responsables humanos que conocen el verdadero valor de la familia. Comparte la historia de Bukbik y envíale tus bendiciones.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!