Flamélico y gravemente herido, rescatado de un neumático viejo, sólo quiere besar a su salvador

Con lo único que tiene para ofrecer, Figo agradece a su salvador por rescatarlo de una vida de dolor, hambre y frío.

¿Y qué tiene para ofrecer un perro? ¡Amor, por supuesto! Muchos besos y abrazos caninos. Aquí está la historia de Figo.

Triste y en un estado muy frágil, este perrito no dejaba de ser gentil con las personas

Grecia está llena de animales de la calle. Después de la crisis económica en el país, muchos animales fueron abandonados y tirados en las calles para multiplicarse y vivir una vida de enfermedades y desnutrición.

Pero la misión de un hombre llamado Takis es rescatar a estos animales abandonados. Todo comenzó cuando encontró a un perro con una de sus patas rotas, luchando por sobrevivir en un área llena de basura cerca de su casa.

Levantó al animal, lo alimentó, lo cuidó hasta que recuperó la salud y en cuestión de meses, Takis estaba cuidando a unos 40 animales en el área.

La situación no entusiasmó mucho a los vecinos, por lo que este rescatador de animales compró un terreno que se convirtió en su propio refugio.

Conoce la historia de Figo, desde que lo rescataron de un neumático viejo, hasta que lo ayudaron a ser juguetón y feliz

Actualmente se encarga de 350 perros, 50 gatos, seis cabras y dos ovejas que ahora llaman hogar al refugio Takis. Maneja el refugio solo, con la ayuda financiera de donaciones.

Una de las muchas llamadas que recibió Takis fue sobre Figo, un perro abandonado que dormía en un neumático viejo.

Figo recibió la mejor de las cenas y no paraba de comer

Figo estaba desnutrido, cubierto de pulgas y tenía muchas lesiones, pero de alguna manera había logrado mantener una naturaleza amable y amigable a pesar de su sufrimiento.

Takis llevó al animal amoroso a casa para ayudarlo a recuperar su salud. Figo ni siquiera sabía lo que era estar en un ambiente limpio, acogedor y seguro.

Fue directamente a la caja de arena para gatos y se acostó como si estuviera en la cama más cómoda del mundo. Pero con la ayuda de Takis, Figo pronto descubrió lo que era sentir una cama de verdad y durmió en un sueño profundo y tranquilo, por lo que parecía la primera vez en su vida.

Al día siguiente, Takis le dio comida de verdad a Figo. El perro devoró todo rápidamente y parecía que nunca dejaría de comer. La comida es lo que más le gusta a Figo en el mundo, pero compite seriamente con Takis.

Poco a poco y con perseverancia, Figo comenzó a dejar atrás su vida llena de miserias, incertidumbre y tristeza. Sus lesiones han sanado, ha ganado algo de peso y se siente más amoroso, saludable y ágil que nunca.

Aún falta un camino por recorrer para que este perrito esté al 100%, pero al paso que va, no dudamos de que lo logre en muy poco tiempo.

Ahora, Figo es un perro juguetón, amoroso, leal y con una vida feliz

Comparte la bella historia de Figo con tus amigos en las redes sociales y demuéstrales por qué es tan gratificante salvar la vida a un animalito.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!