Lo abandonaron en un basurero y sobrevivió de milagro a las graves lesiones que sufrió

La crueldad de algunas personas no tiene límites cuando se trata de atentar contra los animales y la historia de Borko, un perrito encontrado en las peores condiciones en Selcha, Bulgaria, es un buen ejemplo de este tipo de maltrato.

Borko posiblemente fue un perro de las calles o quizás corrió con el infortunio de toparse con el peor de los dueños. Sea como sea, el perrito fue abandonado en un vertedero de basura en condiciones en las cuales era un milagro que continuara con vida.

Borko corrió con suerte al ser rescatado a tiempo

Estaba cubierto de lesiones, pues era evidente que una persona se había encargado de descargar su ira y su maldad en él. Cuando fue hallado por los rescatistas, tenía por lo menos dos heridas abiertas y una irregularidad en su columna vertebral que le impedía caminar.

Era evidente que haber lanzado a Borko en un vertedero de basura era una declaración de que este animalito no valía nada para quien vulneró sus derechos. La persona detrás de los malos tratos solo esperaba que tras recibir semejante castigo, el animalito muriera.

La intención era cerciorarse de que este pequeño no sobreviviera

Pero no fue así, Borko no se rindió. Cuando los rescatistas llegaron para ayudarlo se dieron cuenta de que sus condiciones eran terribles y no estaban dispuestos a darse por vencidos ni un segundo. Comenzaron a ganarse su confianza, para hacerlo creer nuevamente en el amor y la compasión.

Tras meses de terapia, de aproximación, Borko logró entender que no todas las personas eran como aquel que arremetió contra él y demostró ser un perro con un corazón grande, capaz de amar y perdonar.

En paralelo con el manejo de su confianza, Borko recibió todas las atenciones necesarias para tratar de mejorar su calidad de vida. En efecto, las lesiones que cubrían su cuerpo poco a poco sanaron, pero no había demasiado que hacer con respecto a los daños en su columna.

Entonces se dieron cuenta de que con la ayuda de una buena silla de ruedas y el afecto suficiente, Borko podría vivir obviando esta limitación… ¡y así fue!

El perrito salió adelante y ahora goza de mucha suerte, pues no solo se encuentra en manos de personas amorosas y pacientes que decidieron darle todas las atenciones que le negaron en el pasado, sino que vive feliz.

Su vida ha dado un vuelco positivo y esperamos que tras conocer la maldad humana, nada más vuelva a dañarlo de esta forma tan lamentable. ¡Borko merece ser feliz y va en vías de serlo!

Aprenderá a confiar plenamente en las personas y tendrá una vida lejos del peligro

Comparte la emotiva historia de este perrito en tus redes, su desenlace nos demuestra que el amor todo lo hace posible.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!