Gallo corre hasta el autobús escolar para recibir a su hermana mayor todos los días

Savannah, una adorable niña de 13 años, cada mañana va a tomar el autobús que la lleva a la escuela en compañía de un amigo muy particular: el gallo Frog.

Después, cuando el autobús la lleva de regreso a casa, Frog corre lo más rápido que puede con sus delgadas patitas hasta ella para darle la bienvenida. ¿No es lo más gracioso y enternecedor que has escuchado?

«Él se queda con ella en la calle hasta que se sube en el autobús. Después regresa a casa y hace todas sus cosas aquí con nosotros, tenemos una rutina, hasta que llega el momento de su regreso. Son inseparables», relata Holley Burns, la mamá de Savannah.

«Él escucha cómo el bus se detiene a varias cuadras de la vía, y va hasta allí inclusive antes de que llegue… Todos los días».

La familia Burns vive en Atlanta, Texas (EEUU), y Frog llegó a vivir con ellos en febrero de 2017. Todos notaron que tenía algo diferente: tenía plumas en las patas y tenía una forma inusual de moverse, él «saltaba» como una rana.

Por eso lo llamaron Frog (rana en español)

«No caminaba, saltaba. Fue a mi hijo a quien se le ocurrió bautizarlo así», continuó contando la mamá. Una de las cosas más inusuales era con quién elegía socializar, en lugar de querer estar con las gallinas prefería pasar su tiempo con la gente, más que todo con Savannah.

Él era más atento y tenía interés en las cosas cotidianas y en todo lo que hacía Savannah.

«No le interesaba lo que hacían el resto de los pollos, le interesaba lo que hacían los seres humanos. Cuando Frog era un pollo pequeño, Savannah lo cargaba y lo llevaba con ella a hacer sus actividades diarias, así se afianzó el lazo entre ambos».

La acompañaba a lavar la ropa, los platos, a ver televisión… Cualquier cantidad de cosas. Tan solo se quedaba allí observándola.

Pero para la madre de Savannah no es una sorpresa que esto haya pasado, porque sabe que su hija tiene un talento especial para los animales. Sin embargo, el vínculo nunca había sido tan fuerte como el que creó con Frog.

«A veces creo que él no sabe que es un animal», comentó Holley.

«La acompaña hasta el final del camino de la entrada hasta que sube al autobús. Luego regresa y hace sus aventuras con nosotros y con nuestras rutinas diarias hasta que llegue el momento de encontrarla cuando regrese a casa», agregó Holly.

Cuando el autobús escolar lleva a Savannah a casa, Frog corre lo más rápido que puede

autobús

«Oye la parada de autobús a unas pocas casas en la carretera del condado. Y luego sale corriendo hasta el final del camino de entrada antes de que llegue allí. Cada día».

Pero ella no es la única amiga que tiene Frog. En la familia también hay un perrito rescatado llamado Casper, que solía tenerle mucho miedo a las tormentas. Cuando esto pasaba, Frog se acurrucaba con él para darle protección.

Desde ese momento se han llevado tan bien que hasta juegan juntos. Eventualmente todos se enamoran del gallo, inclusive el conductor del autobús se ha encariñado mucho con él.

Mientras que la familia Burns está acostumbrada a las formas inusuales de Frog, las personas que conocen a Frog por primera vez a veces no están seguras de él.

«Cuando la gente ve un gallo corriendo hacia ellos, el primer instinto de todos es: ‘Dios mío, me atacará’. Pero él te recibirá en el camino de entrada y dirá: ‘¡Hola, estoy aquí! ¿Como estas?’».

¡Pero nada se compara con la relación que hay entre Savannah y Frog!. «No sé qué harían el uno sin el otro», fueron las palabras de Holley.

Y tiene toda la razón, son muy afortunados de haberse encontrado y esperamos que sigan compartiendo sus aventuras en las redes sociales para que todo el mundo pueda conocerlos.