Se llevó el susto de su vida tras recibir la llamada de un vecino: «Tu perro está en el tejado»

Nuestros amigos caninos son muy ocurrentes, algunas veces nos hacen la vida divertida con esas ocurrencias y otras nos ponen el corazón a latir como si estuviéramos corriendo un maratón.

Eso fue lo que le sucedió a Scott Gretton, quien recibió una inesperada llamada de un vecino después de salir para su trabajo y le dijo que Gary, su perro lobo de Tamaskan, se había escapado al tejado de la parte delantera de su casa.

«¡Tu perro está en el tejado!»

 “Me fui a trabajar y estaba al otro lado de la ciudad cuando un vecino me llamó y me preguntó dónde estaba. Le respondí en el trabajo.

Le pregunté qué le pasaba y fue cuando me dijo que mi perro estaba en el techo».

Scott, de 31 años, de Hartlepool, dijo que sintió un terrible pánico tras enterarse de que su mascota de 15 meses estaba literalmente colgada en el techo.

“Estás bromeando, ¿qué me quieres decir? «, Y me explicó que Gary estaba caminando por el techo”.

Scott dijo que hay un par de gatos en la calle done viven y Gary normalmente se sienta en la ventana a verlos, pero pensó que si uno de esos gatos podría estar cerca y él saltaría del tejado.

Le dijo al vecino que le pidiera a su hijo, Ben Rowbotham, que hiciera lo que pudiera para evitar que saltara, mientras él llegaba a la casa.

Los bomberos no podían acudir con prontitud

“Que saltara por encima de la valla y entrara. Sabía que la ventana de la habitación estaba un poco abierta, así que le dije que simplemente intentara convencer a Gary para que entrara por ahí”.

Cuando Ben intentó saltar la cerca, Gary no le hacía caso y solo se lamía la cara. Pareciera que este hermoso y ocurrente perrito estaba muy tranquilo.

Finalmente, cuando Ben entró en la casa, y llegó Scott, Gary estaba en la cama jugando con una pelota.

«Estaba fuera de mí en pánico volando por la ciudad para volver a casa y él estaba sentado en la cama jugando con una pelota».

Scott ha tenido a Gary desde que tenía 8 semanas de edad, es un perro guardián que vio la oportunidad de explorar por la ventana medio abierta y la aprovechó. Realmente es un perro muy tranquilo, aunque siempre está lleno de energía.

“Creo que está en su naturaleza explorar. Si no está tratando de escapar, está haciendo jardinería por mí, comiendo flores, trayéndome ramitas”.

Scott dijo que Gary es un perro encantador y para él es genial tenerlo, pero ahora que ya alcanza las ventanas se preocupa por revisarlas todos los días y mantenerlas bloqueadas, así como también las puertas.

Facebook

Comparte esta nota, especialmente con tus amigos que tienen mascotas pequeñas, quizás sea hora de revisar que las ventanas estén bien cerradas antes de salir.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!