Madre gata lleva a su cría a la familia en la que confía y al día siguiente regresa con otro

La conducta habitual de toda madre es proteger a sus crías y ofrecerles cierta estabilidad hasta que ya no dependan de ella, una mamá gata no es la excepción. Como toda madre, confiará en su instinto y buscará el lugar ideal para que los gatitos puedan desenvolverse sanos y fuertes.

Esto fue lo que hizo una dulce gata atigrada que estaba sin hogar, quien lentamente y luego de golpe terminó por conquistar el corazón de una familia que nunca se imaginó que terminarían por salvar a unos de gatitos.

Gata atigrada regresa a casa de la familia que la ayudó para que cuiden a sus crías.

gata

La gata en principio se acercó a la familia que amablemente le brindó toda la ayuda que necesitaba.

Su aspecto indicaba que por mucho tiempo había vagado de un lugar a otro esperando recibir algún gesto de amor que cambiara su vida. Llegó al porche de una familia completamente sola y hambrienta.

La gata fue llamada Mildred.

Era muy tímida pero el hambre era mayor así que reunió el valor para acercarse lo suficiente a la familia y pedirles un poco de comida. Afortunadamente, las personas fueron muy receptivas y no dudaron en  ayudarla.

Al rato la gata se marchó cuando logró satisfacer sus necesidades básicas, sin embargo,  esta no fue la única vez que la familia vería al ser que se acercó en busca de comida.

Todos los gatitos tenían problemas de peso.

Al día siguiente, la gata regresó pero no estaba sola, un adorable gatito pelirrojo la acompañaba, parecía ser una versión miniatura de la madre, estaba muy delgado y ansioso de comer algo.

Como si fuera poco, la noche siguiente la gata repitió la misma operación pero esta vez se acercó con dos gatitos que evidentemente lucían hambrientos y sedientos.

La gata se acercó a la familia en busca de ayuda para sus crías.

La familia estaba sorprendida, al parecer la madre estuvo criando a sus bebés sola en la calle y ellos se habían convertido en su refugio, era como si supiera que había encontrado el lugar perfecto para ella y sus pequeños.

El destino de estos peluditos cambió para siempre gracias a que un miembro de la familia es rescatador de animales locales y se puso en contacto con el refugio de animales.

Los dos mininos se adaptaron muy rápido al hogar temporal.

Sarah Kelly, fundadora del centro de rescate Muphy´s Law Animal Rescue, ubicado en Carolina del Norte, no dudó en ayudar a los felinos cuando supo su historia. Junto a su equipo lo primero que hicieron fue encontrarles un hogar de acogida. Al respecto comentó:

“Están fuera de la calle, sanos y salvo, estamos agradecidos con Paige y Joe, por acogerlos y darles esta segunda oportunidad”.

Tras examinarlos, el personal veterinario determinó que la gata atigrada había tenido una vida difícil en las calles, su cola estaba muy rota y necesitaba cuidados especiales.

Los bebés también fueron revisados para descartar cualquier problema de salud, por fortuna, fueron sacados a tiempo de la calle y su mayor reto era aumentar de peso paulatinamente.

Por primera vez los gatitos durmieron en una cama suave y limpia.

Esta hermosa familia felina estaba feliz en su hogar de acogida, al fin podían descansar bajo un techo y disfrutar de todo el amor que sus cuidadores le ofrecían.

“Estaban tan felices de tener una casa para dormir. Estaban muy cansados de estar afuera y siempre alerta, así que han estado descansando y recuperándose”.

Esta valiente madre hizo lo posible por proteger a sus crías, ahora ya no tendrán nada que preocuparse. Si bien fueron días muy difíciles, lograron superarlo y hoy día su historia es completamente diferente.

Mamá Mildred fue esterilizada y está viviendo con un amigo del centro de rescate que cambió por su nombre a Sunshine. Las crías, por su parte, fueron adoptadas juntas y encontraron el hogar perfecto para siempre. En una reciente actualización el centro de rescate publicó:

“Estos dos encontraron el hogar perfecto, donde claramente se están instalando y se sienten como en casa. Eran merecedores de esta segunda oportunidad y no podíamos estar más felices por ellos”.

Nos alegra saber que esta familia de mininos está disfrutando de todo el amor que se merecen. Gracias a quienes se animan hacer la diferencia y transforman la vida de los más vulnerables.

Qué hermoso es saber que existen personas de buen corazón dispuestas a brindar segundas oportunidades desde el amor y el respeto que merecen todos nuestros animalitos.