Gatita de 3 patas impresiona a todos intentando tener una vida normal

Una pequeña gatita nos ha demostrado que sin importar lo difícil que parezca el panorama, siempre podemos salir adelante con la ayuda de las personas indicadas, dejando de lado lo negativo para concentrarnos en todo lo bueno que nos rodea.

La protagonista de esta historia es una gatita de tres patitas que a su corta edad ha superado muchas dificultades y sigue luchando por su vida conquistando a todos con su ternura y valentía.

Dulce gatita de tres patitas sorprende a todos con su tenacidad.

gatita

La adorable gatita fue rescatada en el patio de una familia, estaba completamente sola y con notables heridas que ponían en riesgo su vida de no haber recibido ayuda a tiempo.

Le faltaba una de sus patitas traseras, su herida estaba expuesta, es posible que esto haya sido el resultado en su proceso de nacimiento.

Cuando fue rescatada la gatita tenía entre 6 y 7 días de nacida.

Por suerte, la persona que la encontró no dudó en pedir ayuda en las redes, ya que necesitaba atención médica de emergencia.

Afortunadamente, Dannielle Southon, fundadora de Southon Rescue, vio la publicación y no dudó en atender el llamado. Desde entonces, Dannielle ha velado por el bienestar de la dulce gatita. Al respecto comentó:

“Tenía una herida retorcida en la pierna, probablemente causada por el cordón umbilical envuelto. Su hueso estaba expuesto y tenía una infección terrible”.

Cuando Dannielle tuvo a la gatita en sus manos, limpió la herida y le dio un poco de comida, administró algunos medicamentos y envolvió el muñón para ayudarlo a sanar.

Esta pequeña gatita fue llamada Jack, porque al principio todos creían que se trataba de un gatito, luego se dieron cuenta que se trataba de una minina pero quisieron conservar el nombre.

No pasó mucho tiempo para que Jack demostrara que era una valiente gatita con toda una vida por delante, también reveló su amor por la comida y descubrió que era una máquina de ronroneo, de esta forma comenzó a exigir tiernamente que fuera alimentada. Dannielle dijo:

“Después de tres días y medio de antibióticos, control del dolor y limpiezas, la pierna de Jack se veía mucho mejor”.

Gracias a todos los cuidados y el amor incondicional por parte de sus cuidadores, la pequeña Jack mejoró considerablemente en pocos días. Su hinchazón disminuyó y su muñón estaba cicatrizando.

Esta hermosa gatita estaba decidida a superar todos sus obstáculos y no dejaría que nada la detuviera.

Diariamente daba pequeños pasos y aunque muchas veces se caía, poco a poco perfeccionó su forma de caminar.

A las pocas semanas, cuando le tocó una nueva revisión con el veterinario, dejó a todos sorprendidos con su grandioso e increíble progreso.

Jack no solo demostraba ser una guerrera con sus acciones, también reveló ser una gatita muy emocional, cada vez que alguien la acariciaba daba tiernos ronroneos, que se interpretaban como una especie de invitación directa para que las personas siguieran consintiéndola.

A las cinco semanas de haber sido rescatada, Jack se había convertido en una gatita completamente segura y muy juguetona.

Había encontrado el equilibrio perfecto para poder jugar y caminar usando sus tres patitas, cada día demostraba que no había ningún obstáculo que no pudiera superar. Dannielle comentó:

“Una vez que la herida sanó, era bastante obvio que estaría bien”.

La gatita no tenía limitaciones para ser feliz

La ausencia de una de sus patitas no limitó a la dulce Jack a llevar una vida como cualquier otro gatito, incluso, cada vez que veía a otros mininos correr por la habitación, ella de inmediato hacia lo mismo y se unía a la diversión.

Afortunadamente, su muñón sanó por completo por lo que todos quienes la han acompañado desde el primer día confían que tendrá un futuro brillante.

“Esta niña me sorprende seriamente todos los días con su tenacidad y resistencia, desde que llegó”, dijo Danielle.

Jack sigue creciendo a pasos agigantados y está constantemente en busca de nuevas travesuras.

Tiene mucha energía por lo casi siempre tiene buen apetito, es una gatita muy juguetona que ama ser consentida por las personas y seguirle el ritmo a otros gatitos. Dannielle concluyó:

“Ser un trípode no la frena ni un poco. Todavía se sube al sofá, las sillas y todo”.

Jack vive cada uno de sus días llenitos de aventuras y disfrutando de todo el amor y la atención que sus personas favoritas le ofrecen. Nos alegra saber que para esta dulce gatita no hay límites solo la oportunidad de ser feliz y sentirse amada.

Larga vida y salud para Jack y todos los animalitos del mundo. Sigamos apostando por la inclusión, el amor y el respeto de estos angelitos terrenales.