La gatita con 4 orejas encuentra un hogar donde sí la aman sin condiciones

Una gatita con 4 orejas dejará atrás el abandono para vivir en un hogar bajo la protección de una familia que estuvo dispuesta a adoptarla. A pesar de que por su condición tenía menos oportunidades, finalmente aparecieron las personas indicadas para acoger a Midas.

Todos los animales merecen ser amados y protegidos sin importar su condición, ni su edad, ni su aspecto, pero lamentablemente algunos no cumplen esta premisa al momento de adoptar a una mascota.

Por suerte, Midas llegó al lugar adecuado, es una gata con dos pares de orejas que conmovió a miles de personas después de que su caso se difundiera en las redes sociales.

gatita

Midas tiene dos orejas normales, como cualquier gato, y junto a ellas tiene otras dos orejas de menor tamaño que sobresalen en la parte delantera.

Nació con la rara malformación que podría atribuirse a la mutación de un gen recesivo que heredó de sus padres.

La gatita de cuatro meses fue adoptada en Turquía por una mujer, Canis Dosemeci, que decidió abrirle las puertas de su hogar y de su corazón. Después de recibirla en su casa, la dueña de Midas le abrió una cuenta de Instagram en la que comparte sus aventuras.

La red social de la gata ya tiene más de 54,1 seguidores que quedan cautivados con la felina y sus compañeros peludos, la intención de su dueña es crear conciencia sobre la adopción.

Espera que quienes quieran tener una mascota acojan a una de las que estén abandonadas en lugar de comprar.

Además, insiste en que nadie debería discriminar a un animal sin hogar por su edad, aspecto o condición, todos merecen el mismo amor y protección.

Midas comparte su hogar con otro gato y dos perros, desde su primer encuentro han creado una bonita amistad.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Midas (@midas_x24)

La gatita Russian Blue disfruta mucho jugando, durmiendo y compartiendo junto a los perros de la familia, Suzy, de 12 años y Zeyno, de 14.

Sobre su pasado, se supo que su madre, una gata callejera, parió a Midas y otros seis gatitos en el jardín de un amigo de Canis, la mujer que la adoptó. También buscaron un hogar para los hermanitos de Midas.

El segundo par de orejas de la felina no influye en su capacidad auditiva que afortunadamente es normal. Canis la llevó al veterinario y tras chequeos médicos, le confirmaron que Midas puede oír sin ninguna dificultad.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Midas (@midas_x24)

Es triste, pero muchos perros y gatos que nacieron con alguna condición especial, igual que Midas, son los que permanecen durante mucho tiempo en los refugios esperando la oportunidad de tener un hogar.

Incluso, lamentablemente algunos tienen el peor de los desenlaces porque no consiguen a nadie que esté dispuesto a acogerlos.

Simplemente los dejan a un lado por su apariencia física, porque temen que sea muy difícil criarlos por sus necesidades especiales o hasta por su raza o edad.

Lo cierto es que debemos aprender a amar como lo hacen los animales: sin condiciones. Es injusto que al momento de adoptar ellos no sean vistos con los ojos del corazón, adoptar a una mascota es un acto de amor en el que no deberían interferir aspectos superficiales.

Todos los animales merecen ser felices y agradecerán hasta su último aliento a quienes les brinden su amor y protección.

Midas fue muy afortunada y a través de su historia, esperamos que muchos animalitos con condiciones similares dejen de ser rechazados por ser “diferentes”.

Más noticias sobre: