Una gatita callejera se cuela en una pizzería exigiéndole al chef que la adopte

Una gatita callejera entró en una pizzería en Australia hace unos meses. Ella pasó por debajo de la puerta trasera del patio y se coló dentro de la cocina.

Dave (también conocido como Grumpy Chef Dave) se sorprendió al ver al pequeño invitado felino. Ella se frotó contra sus piernas, pidiendo atención y amor.

A esta chiquilla se le ocurrió que el hombro del pizzero era un buen lugar para estar

Dave no estaba planeando que un gato lo adoptara y ella no estaba preparada para irse. El chico la levantó sobre su hombro y ella se sintió como en casa de inmediato.

La gatita le acarició la cara con las orejas mientras retumbaba con sus ronroneos. Luego se relajó sobre sus hombros y decidió que era su nuevo lugar favorito para posarse.

Dave verificó con los vecinos para ver si a alguien le faltaba un gato, pero nadie se adelantó para reclamarla.

Justo cuando estaba a punto de llegar a Internet para buscar un posible hogar, la gatita se acurrucó en su regazo y ronroneó para dormir. El hombre no pudo menos que tomarlo como una señal.

La pequeña no tenía intenciones de irse y era más que evidente

«¿Quién podría discutir con esa carita?. Ahora, ella está empleada a tiempo completo en nuestro recién creado equipo de masticabilidad y ternura», dijo Dave.

Ella decidió que se quedaría

La gatita, a quien llamó Ratbag the Vandal, fue al veterinario por primera vez. Fue vacunada y le colocaron un microchip. Nunca tendría que vivir otro día más en la calle.

Así es como una gatita traviesa entra un día cualquiera a una pizzería y encuentra un nuevo hogar

Dave organizó una carrera de obstáculos de gatitos para que la pequeña disfrutara en el almacén. La atigrada jugaría con cualquier cosa que se moviera.

Ratbag duerme al lado de Dave. A veces escoge una de las almohadas para estar muy cerca de su cabeza.

Todas las noches antes de acostarse, la gatita camina sobre la cabeza de Dave mientras se duerme, luego amasa la almohada y la cara de su humano mientras se va quedando dormida.

Han pasado algunos meses desde que Dave encontró a la gatita en su cocina. La atigrada ha crecido a pasos agigantados.

Esta gatita pasó de sobrevivir en la calle a tener un hogar formidable en solo minutos

La gatita comenzó su viaje como una gatita de hombro. Ahora le gusta jugar con la pantalla del ordenador cuando su humano la está usando, y siempre está buscando polillas.

Todas las mañanas, Dave se despierta con una gata atigrada feliz y juguetona, que exige abrazos y atención antes de comenzar su día.

«Ella es feroz e intrépida: la gatita más firme y fuerte de la cuadra», concluye Dave.

Colarse en la cocina indicada y escoger a uno de los humanos más amorosos, cambió la historia de esta pequeña para siempre. Ojalá que todos los mininos sin hogar acertaran de ese modo golpeando la puerta correcta.

Más noticias sobre: