Gatita pasa mucho tiempo desamparada en la calle, miran su ultrasonido y ella decide confiar

Una gatita atigrada fue encontrada vagando por las calles de Camden, Nueva Jersey. No estaba sola, su barriguita era un portal de vida, dentro de poco daría a luz, por lo que era necesario sacarla de las calles.

Un buen samaritano decidió cambiar el destino incierto de la mamá gata y sus crías y le brindó ayuda temporal hasta que Kitkat Playroom, un centro de rescate en el sur de Nueva Jersey, la acogió.

Gatita preñada decidió confiar tras vagar mucho tiempo en las calles

gatita

En el refugio sus rescatitas prepararon un lugar cómodo y tranquilo para la futura mamá. Jen Mack, la fundadora de Kitkat Playroom, comentó:

“La pusimos en nuestra guardería e investigó toda la habitación en cuestión de minutos. Su pelaje estaba enmarañado y sucio por vivir al aire libre y buscar comida. Inmediatamente comenzamos con alimentos altos en calorías y esperábamos que hubiera suficiente tiempo para obtener los nutrientes para los bebés”.

La dulce gata fue llamada Miss Marple. Al principio no fue muy receptiva con sus cuidadores, es posible que en el pasado no haya recibido buen trato de algunas personas y se mostraba esquiva con aquellos que intentaban ayudarla.

No paraba de sisear, y gruñía contantemente a su madre de acogida.

Una radiografía reveló lo que la madre albergaba en su interior

Al respecto, Jen comentó:

“Durante varias semanas, parecía que me odiaba más cada día. Y luego, en la tarde del 16 de febrero, fue como si se apagara un interruptor, y de repente ella era la gata más cariñosa del mundo conmigo”.

Ese mismo día, Marple entró en labor de parto, curiosamente, insistía que Jen permaneciera a su lado, es como si hubiera reconocido que ella era la mejor protectora para sus crías.

“Mientras estaban en parto, me ronroneaba. Fue entonces cuando nos unimos y me di cuenta de que finalmente se sentía segura”.

La nueva madre dio a luz a cinco gatitos saludables, Kinsey, Sherlock, Cagney, Drew y Spencer. De inmediato, reveló su lado protector y se convirtió en la madre más atenta. Junto a su madre de acogida, los gatitos fueron bien alimentados y amados.

“Ella no se separó de su lado durante todo un día, ni siquiera para usar su caja. Le llevé comida al nido. Nos convertimos en mejores amigas durante ese tiempo. Incluso se queda dormida mientras le acaricio la barriga”.

Aunque Mis Marple es muy protectora con sus crías, deja que Jen las mime, también permite que las cargue diariamente para monitorear su crecimiento.

La gata está atenta todo el tiempo, los acicala y siempre busca la mejor posición para que sus bebés puedan alimentarse cómodamente.

Cada día que pasa, los gatitos se muestran más fuertes e independientes, abren sus ojitos curiosos de descubrir el nuevo mundo al que pertenecen. Juntos emprenden pequeñas aventuras mientras su madre sigue de cerca cada paso.

“Ella abraza a sus bebés y los acerca a ella con sus patitas”, dijo Jen.

Cuando la mamá gata no está vigilando a sus crías disfruta acostada boca arriba con sus patitas al aire libre. Le encanta saludar a todos los visitantes y dar tiernos ronroneos amistosos. Ella parece saber muy lo quiere no duda en pedirlo.

“Mis Marple es atrevida. Con solo un año, es muy juguetona y se lanzará de cabeza para pedir atención. Será genial verla jugar con sus gatitos a media que crecen”, señaló Jen.

Solo es cuestión de tiempo para que los gatitos estén lo suficientemente grandes y no dependan de su madre, para entonces, la gata estará lista para ser esterilizada y encontrar un hogar donde pase su vida como adulta siendo amada.

Por ahora, sus gatitos siguen creciendo a pasos agigantados y disfrutando de los cuidados que su madre y Jen les dan.

Nos encanta saber que esta dulce gatita tiene un presente alentador y sus crías no tendrán que preocuparse ni por techo ni comida. Gracias a quienes hacen los probable la hermosa realidad. Anímate a cambiar una vida y adopta.