La maravillosa transformación de un perrito rescatado de un terrorífico pueblo fantasma

La vida para un hermoso perrito cambió por completo después de que un grupo de rescate recibiera una llamada alertándolos sobre la situación en que se encontraba. Aunque se desconoce por cuánto tiempo estuvo en condición de calle, para sus rescatistas es realmente admirable que haya logrado sobrevivir completamente solo.

El perrito fue rescatado de un pueblo abandonado, entre calles angostas, murales coloridos, un pueblo rodeado por las vías del tren que de vez en cuando alertaban al perrito que algunas personas estaban pasando.

Perrito logra increíble transformación tras ser rescatado de un pueblo en ruinas.

perrito

Sin embargo, nunca antes había recibido un gesto de amor hasta que sus rescatistas llegaron al lugar.

Se trataba de un husky joven, con los ojos tan azules y hermosos como el cielo, su pelaje blanquito pero muy deteriorado, su mirada perdida y cansada, reflejaban todos los infortunios que le había tocado sobrevivir.

Elda y Loreta fueron parte del equipo de rescate de Hope For Paws, quienes salieron con toda la disposición y la esperanza de atraparlo.

Al principio, el perrito no tenía ningún interés en acercarse a sus rescatistas, comprensiblemente no confiaba en ellos y ante el mínimo gesto que hacían para acercársele, el perrito se ponía alerta y salía corriendo. Solo Dios sabe cuánto le dolor le causaron algunas personas para que se negara a recibir ayuda.

El perrito los miraba desde la distancia, había convertido las vías del tren su mejor lugar para refugiarse y escapar de sus rescatistas.

Por fortuna, Elda y Loreta tenían sus objetivos claros y rendirse no era una opción, rescatar al perrito y ofrecerle una nueva oportunidad era su prioridad y harían todo lo posible para lograrlo.

Intentaron persuadirlo con algo de comida, pensaron que una hamburguesa con queso podía atraer al perrito y cayera rendido antes sus cuidados. Después de todo, ningún peludo se resiste a un bocadillo si esta hambriento.

Pero este perrito de ojos azules simplemente no aceptaba nada de lo que le ofrecían. Pasaron horas intentado atraparlo, le ofrecieron distintas golosinas, lo llamaban enunciando oraciones positivas y llenas de amor, pero nada parecía sacarlo de su caparazón.

Sus rescatistas se negaron a dejarlo a pasar una noche más en ese lugar. Así que finalmente optaron por usar una trampa que hizo posible atraparlo.

Esta hermosa bola de pelos ahora estaba en las mejores manos, si bien no fue nada fácil ganarse su confianza, los rescatistas fueron a su ritmo, con infinita paciencia y amor, lograron que el perrito poco a poco fuera él quien pidiera más mimos.

En la clínica veterinaria recibió toda la atención que necesitaba, un tratamiento para combatir las pulgas y un baño relajante, es posible que haya sido el primer en toda su vida, o al menos en mucho tiempo.

Esta adorable bola de pelos fue llamado Príncipe, rápidamente se convirtió en un apuesto peludito que conquistaba a todos solo con su presencia, antes de ser adoptado era necesario que recibiera algunos entrenamientos, su exceso de energía y temperamento debían ser canalizados.

No pasó mucho tiempo para que Príncipe le hiciera honor a su nombre, un perrito hermoso y educado que conquistaba corazones en cualquier lugar que fuera.

Ya estaba listo para ser parte de una familia, muchas personas se hicieron presentes como posibles adoptantes, todos querían hacerlo parte de su familia.

Finalmente, encontró el  hogar perfecto y ahora pasa sus días como un niño consentido y muy amado. Lejos quedó ese pasado lleno infortunios, ahora disfruta de un presente llenito de amor y siendo el protagonista de grandes aventuras.

Gracias a quienes hacen de lo posible la más hermosa realidad. Adopta y cambia la vida de un perrito en condición de calle.