Gatita con rara naricita se recupera tras ser rescatada del abandono en un estacionamiento

Una gatita cuyo destino parecía prever lo peor, tuvo un golpe de suerte y fue rescatada para escribir una historia completamente diferente.

Su nombre es Aela y con su nariz tiene cautivada a todos los que se le acercan, aunque parece que eso no funcionó con la persona que la abandonó.

Esta gatita fue salvada de un futuro poco prometedor.Gatita

En ocasiones, los rescatistas no se dan abasto para atender la cantidad de casos que le llegan a diario, pero cuando la voluntaria Ashley Kelley supo de la existencia de una indefensa gatita no pudo obviar la denuncia.

Una mujer contactó a Wrenn Rescues, la organización de rescate animal  en la que Ashley es voluntaria.

La samaritana dijo que había visto a la gatita desamparada en un terreno y quedó conmovida por su situación. La criatura no habría aún los ojitos y tenía una curiosa y bella naricita que la enamoró.

La dama se había quedado un tiempo en el sitio, esperando que la madre de la felina apareciera pero eso nunca sucedió. Fue esa situación lo que la impulsó a contactar con la organización porque se negaba a dejar a Aela solita en ese lugar.

Agradecemos que no lo haya hecho y decidiera ayudarla.

Cuando Kelley fue notificada de lo que sucedía fue hasta el sitio a buscarla y al tenerla en sus brazos la llevó a casa.

Una vez en la residencia le preparó un biberón para alimentarla y en ese momento notó que la peculiaridad de su nariz se debía a un caso de paladar hendido.

En ese momento la mujer descartó la idea del chupete.

Kelley recurrió a una sonda para alimentar a la gatita. Ella sabía que tenía poco de nacida y era necesario que obtuviera algo de energías, pues su mamita no estaría para cuidarla. Tanía que comer para lograr sobrevivir.

Tras esa primera comida, la gatita quedó tan llenita que terminó rendida ante Morfeo.

La pequeña Aela lucía como todo un angelito acurrucadito, buscando el calorcito de las mantitas. Además resultó muy dócil, Ashley sospecha que la gatita sabía que era por su bien.

“Es muy fuerte y ruidosa. Está contenta inmediatamente después de comer, casi como si entendiera que la estoy ayudando”, dijo la rescatista.

Después de 12 días de cuidados extremos, la gatita por fin logró abrir sus ojitos. Hasta ese momento el animalito no tenía idea de quien la había rescatado pero parecía agradecerle por completo.

Ashley tiene años atendiendo casos de este tipo pero confiesa que esta es la primera vez que recibe a una gatita con paladar hendido.

Pero eso no dejaba de hacerla una minina especial.

Su nariz es sin duda curiosa pero no más que su personalidad pues, pese a estar pequeña, Aela es una recién nacida con un gran carisma.

“Cada vez que nos ponemos un poco ruidosos, ella también lo hace. Nunca he conocido un neonato más feliz y angelical en mi vida”, dijo la animalista.

Antes de abrir sus ojitos la gatita ya reconocía el olor de Ashley y amaba acurrucarse en sus palma, algo que aún sigue disfrutando aunque ya no sea tan pequeña.

Las tres semanas siguientes al rescate, Aela creció notoriamente y ha demostrado estar completamente sana.

Además de ser bastante aventurera.

La pequeña infección que presentó ya es cosa del pasado y su sentido de audición es cada vez más agudo, tanto como su afición al cepillo de dientes.

Ashley solía acariciarla con uno y ahora ella disfruta cuando la miman de ese modo.

La pequeñita continúa bajo la tutela de su rescatista que está completamente enamorada de ella y no se arrepiente de haberla ayudado.

“Criar es muy gratificante, pero aún más cuando se trata de alguien que necesita cuidados adicionales y ella es tan amorosa a cambio”, dijo.

Cuando la gatita no está dando saltitos por el lugar, está acurrucada al lado de su mamita temporal. Un médico determinó que ya podía dejar la sonda, así que la pequeña de curiosa nariz aprende a comer solidos como cualquier otro gatito.

Esperamos que su rescatista encuentre un hogar adecuado para la minina pero eso será cuando llegue el momento indicado.

La satisfacción de hacer el bien no tiene precio y más cuando saber que con tu gesto has salvado una vida. Bendiciones para todos aquellos que simplemente se dedican a ayudar, son las personas que el mundo necesita.

Más noticias sobre: