Una gatita no puede dejar de sonreír después de ser rescatada de las calles

Tulip es una gatita que ha enfrentado innumerables desafíos en su corta vida, fue abandonada por algún irresponsable dueño, pero una segunda oportunidad le devolvió la confianza en los humanos, con quien está eternamente agradecida y lo demuestra todos los días con una gran y brillante sonrisa.

La vida de la gatita era gris y triste hasta que aparecieron sus rescatistas


La pobre gatita fue encontrada en las calles de Ontario, Canadá. Con tan solo 2 semanas de edad la salud de la pequeña felina no era nada buena. Tulip sufría de una infección en el ojo, pero aun así sonreía para la cámara cuando el refugio tomó una foto de ella para su sitio web, pero nunca imaginó que esa foto sería el método perfecto para encontrarle una familia para siempre.

Mientras la dulce gatita esperaba pacientemente en el refugio por una nueva oportunidad, Jenn y Chris, una feliz pareja, habían pasado meses buscando a un compañero para su gato Pinecone. De pronto, la sonrisa de Tulip apareció en la pantalla de su ordenador.

«Su sonrisa en la pequeña foto nos atrajo de inmediato», dijo Jenn.

La pareja presentó una solicitud para conocer a la felina y fue aprobada. Cuando fueron a su encuentro, no podían creer que la gatita continuaba sonriendo incluso en el refugio. Su conexión fue instantánea.

«La segunda vez que la conocimos cara a cara nos enamoramos tanto, de su apariencia como de su personalidad», señaló Jenn.

La feliz pareja volvió a casa con un nuevo integrante que iluminaba todo a su alrededor con su carismática y única forma de sonreír.

«Al principio, asumimos que solo sonrió una vez para la fotografía del refugio, pero una vez llegamos a la casa empezamos a tomarle muchas fotos, nos dimos cuenta de que era algo permanente, su sonrisa siempre está ahí y nunca desaparece», agregó Jenn.

Incluso después de algunos problemas médicos, la dulce gatita de pecho manchado sonrió para hacerle saber a sus padres que todo estaría bien.

«Me gusta pensar que siempre sonríe porque sabe que, a los diez meses que tiene de vida ya ha superado muchas cosas», dijo Jenn.

Actualmente la linda gatita está más saludable que nunca, le encanta jugar a buscar y llevar sus juguetes, pasar el rato junto a la pecera y molestar a su hermano mayor de quien es inseparable.

«Ella es un recordatorio constante de que las cosas siempre dan la vuelta y mejoran, no importa lo difíciles que parezcan en el momento. Es difícil imaginar nuestras vidas sin su sonrisa. Ella ha dado tanta alegría a nuestros corazones y a nuestro hogar «.

Jenn incluso abrió una cuenta en Instagram para compartir las fotografías de su adorable mascota y alegrarles el día a las personas con su particular manera de sonreír. Para ver más de las aventuras de Tulip, puedes seguirla en su cuenta @tulipthegremlincat.

Instagram/tulipthegremlincat

Todos merecemos una segunda oportunidad para ser felices en compañía de personas que nos amen y nos cuiden por encima de todas las cosas. Los animales son seres sensibles y vulnerables, capaces de entregar su corazón por completo.

¡Comparte esta emotiva historia con todos tus amigos y abre tu corazón a los animales sin hogar!

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!