Sólo quería esconderse de todo y de todos hasta que 3 gatitos cambiaron su vida para siempre

Goose fue rescatado de las calles como parte del proyecto TNR de la Coalición de Bienestar Animal del Puente de Brooklyn (BBAWC), en la ciudad de Nueva York.

A pesar de haber pasado la mayor parte de su vida en las calles, los proteccionistas notaron en él que no era del todo salvaje y que algún contacto, por pequeño que fuera, había tenido en cierto momento con los humanos.

Goose se encontraba en las calles de Brooklyn en muy malas condiciones

Goose y los gatitos

Sin embargo, esto no le impedía ser uno de los gatos más tímidos y asustadizos que habían pasado por el albergue. Por si fuera poco, las cirugías y estudios médicos a los que fue sometido luego de su rescate, no facilitaron las cosas.

En la rehabilitación era necesario que él usara un cono y recibiera algunas medicinas, una dinámica que no ayudó a que Goose aceptara la bondad de los humanos tan fácilmente. Él literalmente odió por momentos a los proteccionistas encargados de su bienestar.

Estos tres pequeñines llegaron a la vida de Goose para ayudarlo a vencer su timidez
Goose y los gatitos

 

Sin embargo, Julia Rosenfeld, una de las encargadas de los cuidados de Goose y perteneciente al equipo de BBAWC, asegura que en ningún momento trató de atacar o morder a nadie.

Cuando se sentía acorralado, Goose solo cerraba sus ojos, como si quisiera desaparecer ante los demás.

Intentaron incorporar otros gatos a la rehabilitación de Goose. Pensaron que al convivir con sus semejantes, sería más fácil para él superar sus miedos y estar en condiciones para tener un hogar, pero al colocarlo en una jaula con otros dos felinos, el resultado no fue el esperado.

Goose seguía tan temeroso como siempre, así que tuvo que volver a ser aislado. Pocos días de la llegada de Goose al refugio, fue recibida una camada de tres gatitos con solo seis semanas de edad.

Esta tierna escena conmovió a todos en el refugio. Goose y sus «sobrinitos» se adoran

Goose y los gatitos

Los pequeños supervivientes ya podían alimentarse por sí solos, pero debido a que la madre era salvaje, necesitaban socializar pronto con humanos y otros gatos, de lo contrario su adopción sería casi imposible.

A Julia se le ocurrió que podía ser una segunda oportunidad para Goose y lo colocaron en la misma jaula con estos pequeños. El resultado fue inmediato y favorable. El gato no pudo resistir a esas pequeñas criaturitas ronroneadoras.

Goose y los gatitos

La curiosidad de Goose por sus nuevos compañeros de jaula fue total, así que no tardó en adaptarse a ellos y los pequeños… ¡los pequeños lo amaron desde el primer día! Dormían en torno a él para darse calor y hasta lo amasaban con sus patitas.

Estos tres pequeños cambiaron por completo la vida de este gato, que encontró en el afecto y el calor de estos chiquillos el soporte emocional que necesitaba para cobrar confianza y cambiar su actitud.

Estos gatos son realmente inseparables

Goose y los gatitos

LoveMeow

Ahora Goose y su camada de sobrinitos están en su nuevo hogar, bajo los cuidados de un voluntario que es experto en hacerse cargo de madres y sus crías. En esta oportunidad se trata de un tío y de sus traviesos sobrinos.

Si te enterneció la historia de Goose y de sus tres pequeños amigos, te invitamos a compartir esta tierna noticia.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!