Gatito llama a la puerta de una oficina suplicando que lo permitan guarecerse de la lluvia

Muchos dicen que son nuestras mascotas las que de alguna manera nos eligen a nosotros. En el caso de Lauren Keim, no hay dudas al respecto.

Enlaces patrocinados

Lauren se encontraba en su oficina y todo parecía ser un día completamente normal hasta que una de sus compañeras escuchó un extraño sonido en la entrada.

Kay se acercó y descubrió que se trataba de un gatito en terribles condiciones. Había comenzado a llover y el pobre peludito quería un lugar para resguardarse.

Kay no sabía muy bien qué hacer, así que consultó a Lauren. Ella no lo pensó dos veces y decidió abrir la puerta para ofrecerle el resguardo que tanto necesitaba.

Todos dejaron su trabajo por unos segundos y acudieron a conocer al hermoso gatito.

Enlaces patrocinados

Se veía que había pasado por muchos problemas de salud y que a duras penas había logrado sobrevivir en las difíciles condiciones de la calle.

A pesar de eso, el gatito era muy cariñoso y con sus dulces ronroneos parecía agradecer que finalmente contaba con un techo seguro.

“Creo que todo lo que quería era sentirse seguro y amado», dijo Lauren.

Decidieron llamarlo Chuck, el nombre de su jefe. Le dieron un poco de comida y agua. Parecía que el pobre no había comido en días y se devoró todo lo que encontró en el plato.

Enlaces patrocinados

Se encontraban decidiendo qué hacer con el peludito. Algunos sugirieron que lo mejor sería llevarlo a un refugio pero en ese momento Chuck decidió tomar el asunto en sus propias patitas.

Se dirigió muy decidido hasta las piernas de Lauren y se acurrucó sobre ella. Parecía una señal muy clara: Él ya había elegido a quien se convertiría en su humana definitiva.

“Se arrastró hacia mi regazo y se quedó dormido. Entonces supe que era mío. Me eligió en ese momento”, recordó Lauren.

La decisión estaba tomada y Lauren lo llevó al veterinario. El pobre tenía una patita fracturada y en la otra tenía un absceso por una herida que se había infectado.

Enlaces patrocinados

De inmediato, comenzó a recibir tratamiento. Logró recuperarse de la infección pero los médicos tomaron la decisión de amputar su patita fracturada por la gravedad de la lesión.

“Se está adaptando a la vida con tres patitas. Ya se mueve más rápido que cuando lo rescatamos”, dijo Lauren.

Chuck se portó de maravilla y a pesar de que tuvo que pasar por un par de cirugías, parecía comprender que todos querían ayudarlo. Ahora, el hermoso gatito atigrado vive junto a Lauren y pasa sus días muy feliz. Adora tomar la siesta sobre ella y sus duros días en la calle son cosa del pasado.

Parece que el astuto Chuck escogió a la perfección a la humana ideal para él. Comparte esta nota para celebrar el final feliz de esta historia.

Enlaces patrocinados
¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!