Persiguen durante 5 horas al gatito que intentó meter teléfonos tras las rejas hasta detenerlo

Los privados de su libertad se las ingenian de muchas maneras para tener artículos que están prohibidos en los centros penitenciarios, para ello se confabulan con personas que se prestan para eso. Pero en la actualidad han encontrado inverosímiles colaboradores para que los ayuden con ese cometido.

El Centro de Atención Institucional Jorge Arturo Montero conocido también como la Reforma, ubicada en la ciudad costarricense de Alajuela, provincia cercana a la capital, San José, ha sido protagonista de un hecho increíble para el común de la gente.

Muchos familiares y amigos de los que se encuentran en el interior de la llamada Reforma, se las ingenian de increíbles maneras para introducir sustancias, teléfonos móviles y muchos otros instrumentos para los privados de libertad.

El hábil y asustado gatito no dejaba de luchar para cumplir su cometido

Pero últimamente han cambiado el modus operandi, y están utilizando de forma recurrente a animales para hacer envíos ilegales al interior de estos establecimientos.

A los internos les interesa tener teléfonos y otros dispositivos electrónicos con los cuales poder extorsionar y realizar estafas.

Finalmente fue detenido

La misma Policía denunció que los internos de La Reforma están utilizando gatos para introducir teléfonos a uno de los centros penitenciarios más grande de Costa Rica.

De hecho, pudieron grabar un video donde se ve claramente cuando los guardias de seguridad detectaron a un minino que llevaba una bolsa de plástico sujeta a su espalda, al parecerles algo sumamente sospechoso, decidieron perseguirlo.

El pobre animalito terminó envuelto en una asfixiante manta y una bolsa

No fue nada fácil la captura del infractor felino, durante unas cinco horas corrió de un lado a otro, atravesó pasillos hasta que se escondió en una alcantarilla de unos 100 metros de profundidad.

Los funcionarios policiales que están a cargo de la seguridad del Centro de atención, tuvieron la paciencia suficiente para esperar que el gato saliera de su refugio y así poder detenerlo.

Finalmente salió, y cuando revisaron la bolsa de plástico que llevaba sujeta consiguieron dos teléfonos, chips y un cargador.

Pablo Bertozzi, quien es el director del cuerpo policial que estuvo a cargo del procedimiento, comunicó que no es la primera vez que encuentran un animalito tratando de introducir móviles en bolsas sujetas a sus cuellos o espaldas.

Incluso, en este mismo año, ya han sorprendido a dos en estas mismas circunstancias. Sin dejar de mencionar el caso ocurrido en 2015 cuando hallaron una paloma que llevaba sujeta a sus patitas sustancias ilegales para ingresarlas a la Reforma.

Es lamentable que existan seres humanos capaces de utilizar a inocentes animalitos para actos tan viles y detestables.

Comparte esta increíble historia con todos tus amigos, y rechaza la perversa práctica que le dan a estos inocentes animales.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!