Los veterinarios permiten que un atemorizado gatito sea operado junto a tu mejor amigo

Los niños suelen tener muñecos de peluche con los que se sienten protegidos, y por lo visto no solo los infantes humanos se sienten valientes con sus felpudos. Eso quedó claramente demostrado cuando un tierno felino se presentó en una consulta con el veterinario acompañado de su mejor amigo.

La familia Smart que vive en Florida es amante de los animales, y está a favor de la adopción de los animalitos que se encuentran en condiciones de calle. En una ocasión escucharon los maullidos de un gatito y empezaron a buscarlo junto a los vecinos durante varios días sin resultado.

«No fue solo un maullido, fue un pequeño grito de ayuda triste. Tenía a todo el vecindario trabajando en equipo para encontrarlo y atraparlo”, dijo Samantha Smart.

Smart y su amigo dragón

Ya tenían en casa un gato y en realidad no estaban buscando otro, solo querían ayudar a rescatar al que lloriqueaba desconsoladamente para evitar que le pasara algo malo.

Pero, por lo visto, el destino les tenía preparada otra cosa, cuando encontraron al llorón no pudieron desprenderse de él.

Violet, la hija de Samantha, estaba encantada con el motudito a quien pusieron por nombre Ponyo. Quería que tuviera, como ella, un amigo para que lo acompañara a dormir y jugar. Así que escogió un muñeco verde, que llamó ‘Dragón’, y se lo entregó.

«Mi hija Violet pasó un tiempo eligiendo al amigo perfecto para que él se acostara, y se decidió por un dragón. Duerme con ‘Dragón’ todas las noches y pasa mucho tiempo arrastrándolo por la casa», contó Samantha.

Ponyo tenía que ser castrado, se puso muy nervioso cuando tuvieron que llevarlo a «Operación Catnip», una organización que se especializa en la esterilización de gatos que han sido rescatados de la calle. La madre decidió meter en su pequeña jaula a ‘Dragón’ para que se sintiera más tranquilo.

El personal de la institución se enamoró del dulce felino solo de verlo, les parecía muy tierno por estar pegadito todo el tiempo a su dragoncito de juguete. Por eso estuvieron de acuerdo en tenerlo cerca de él durante todo el proceso quirúrgico.

«Cuando Ponyo se despertaba de la anestesia, maulló y estaba comprensiblemente confundido, así que nos aseguramos de que su dragón estuviera cerca para ofrecerle algo de consuelo», dijo Melissa Jenkins, trabajadora de la institución.

Dulces sueños

El carismático gato se recuperó rápido gracias a la compañía de su mejor amigo verde y de los cuidados de su amorosa familia. La publicación se dio a conocer en una página dedicada a los animales en Facebook, y los internautas valoraron el gesto de la familia al rescatarlo y quedaron encantados de conocerlo.

Comparte con tus amigos la hermosa historia de Ponyo y Dragón para recordar la importancia de la adopción, todos los animales merecen una oportunidad.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!