Gatito que nació con un cromosoma extra es rechazado por su apariencia y se deshacen de él

Parece difícil de creer pero después de tantos años todavía hay personas que juzgan a los demás por su apariencia. Los perros, gatitos y un sinfín de animales pueden llegar a recibir tratos injustos y denigrantes sólo por lucir un poco diferente al resto de sus compañeros.

Enlaces patrocinados

Este era el caso del hermoso Maverick, un gatito que nació con un cromosoma extra y que tenía un aspecto muy peculiar. Cuando Maverick cumplió 6 meses de edad, sus dueños decidieron que no se harían cargo de él.

En efecto, el peludito lucía un poco diferente pero se comportaba exactamente igual que cualquier otro gatito. Lo llevaron a un refugio en Nueva York y simplemente se olvidaron de él para siempre. Incluso en los refugios, la suerte de peluditos como Maverick es muy incierta.

Hay quienes llegan a considerarlos “inaceptables” o “incurables” y terminan deshaciéndose de ellos. Afortunadamente, la historia del gatito llegó a oídos de Tara Kay. Ella es la fundadora de Odd Cats Sanctuary, un lugar que se especializa en brindar una segunda oportunidad a los mininos con necesidades especiales.

Enlaces patrocinados

Después de pasar un par de días junto a Mavercik, Tara quedó completamente enamorada de él y decidió darle la bienvenida de manera oficial a su familia. El gatito que pasó los primeros meses de su vida siendo rechazado, ahora se ha convertido en el supervisor bigotón del santuario.

Después de realizar una serie de exámenes comprobaron que Maverick sufría de una condición equivalente al Síndrome de Down en los humanos. Tiene un poco de hidrocefalia y la forma de su rostro hace que respire con un poco de dificultad.

Sin embargo, tiene muchísimas ganas de vivir y desde que conoció el amor de un hogar y una familia, se ha convertido en un peludito muy especial. Cuando pasó su primera noche en una manta, Maverick no cabía en sí de alegría.

Enlaces patrocinados

Desde entonces, pasa el día entero maullando y adora socializar con todos los gatitos que llegan al santuario. Es muy cariñoso y su manera favorita de tomar la siesta es en el regazo de su cuidadora.

Es un verdadero alivio saber que este hermoso peludito logró conseguir un hogar en donde lo aceptan y lo valoran tal y como es. Es muy injusto pensar que otros gatitos o perritos sean dejados atrás y sufran la peor de las suertes simplemente porque lucen un poco diferentes.

Une tu voz y comparte esta nota para que el rescate de Maverick sea un ejemplo a seguir. Todos merecen una segunda oportunidad.

Enlaces patrocinados
¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!