Con su tierna mirada cautivó a una pareja que no dudó en salvarlo y ofrecerle su amor

Afortunadamente existen personas que tienen un gran corazón lleno de amor por los animales y están siempre dispuestas a darles una mano amiga a los más necesitados, especialmente a aquellos que reciben malos tratos de sus dueños.

Jamie y Bryan Adams, son una pareja que se ofrece como voluntaria para trabajar en el grupo de rescate, Nashville Cat Rescue, organización que salvó hace un par de meses a Winston, un gatito de cuatro semanas, que fue arrojado de un automóvil en movimiento.

Jamie y Bryan se enteraron de la situación de Winston y sin pensarlo se ofrecieron a ayudar. Cuando Winston fue rescatado tenía heridas, pero este gatito luchador es un verdadero guerrero de la vida.

Esta pareja realmente fue cautivada por este gatito, quien se acurrucó en los brazos de Jaime y Bryan y no los soltó.

Este gatito sobrevivió a una prueba muy dura y encontró a la familia que siempre había querido.

Esta pareja de voluntarios había adoptado a un gato atigrado naranja de tres patas llamado Timmy que fue rescatado tras una experiencia muy parecida, pero lamentablemente a principios del año 2019, Timmy falleció de cáncer.

Para hacer frente a su pérdida, comenzaron a buscar un nuevo gatito para adoptarlo y llevarlo a casa.

Cuando vieron a Winston, simplemente supieron que ese era el gatito que querían.

«Creo que lo primero que tocó nuestros corazones fueron sus ganas de luchar por una nueva vida, y después quedamos encantados por sus grandes ojos”, dijo Jamie.

La pareja conoció a Winston en el hospital antes de su cirugía de emergencia e inmediatamente sintieron como si ya fuera parte de ellos.

«Se acurrucó en los brazos de mi esposo y comenzó a jugar”, dijo Jamie.

Después, Brandi Hodge de Nashville Cat Rescue le informó a la pareja que el gatito logró salir de la cirugía con vida. Winston era pequeño, pero tenía un espíritu guerrero.

Pasada una semana lo llevaron a casa y planearon acogerlo para adoptarlo.

Un par de días después, comenzaron a notar que algo no estaba bien con una pata de Winston, y volvieron al veterinario.

«Mientras más me sentía ansioso y lloraba en silencio Winston se calmó, y eso fue un gran consuelo para mí», dijo Jamie.

El veterinario no pudo salvar su pata, pero sí salvó su vida.

Casualmente, lo atendió el cirujano ortopédico, el Dr. Au, el mismo médico que salvó al querido gato de la pareja Timmy cuando tuvo su amputación.

«Mi ansiedad había desaparecido porque sabía que todo estaría bien«, dijo Jamie.

Winston, siguió sorprendiendo a todos con su voluntad de vivir, regresar a casa con una pata menos no le impidió disfrutar su nueva vida con su gran familia

«De inmediato pudimos notar una diferencia en su personalidad. Era más alegre y ahora podía moverse libremente”.

Durante las siguientes semanas, Winston se recuperó. Puedes seguir sus aventuras siguiendo su cuenta de Instagram.

Estos padres se sienten muy afortunados de que él sea parte de su familia. Comparte esta emotiva historia.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!