Fue rescatado del frío y la soledad… para devolverle la esperanza a su madre adoptiva

Hay coincidencias maravillosas que se vuelven milagros verdaderos ante nuestros ojos sin darnos cuenta y pasan todos los días en algún lugar del mundo. Esta es la historia de una mujer joven que salvó una vida sin pensar que esta la salvaría después.

La mujer rescató a un pequeño gatito en medio de un camino mientras se dirigía a casa. El diminuto felino estaba inmóvil en el pavimento, solo, frío y mojado, incluso era difícil para él respirar con normalidad.

Ella notó que el felino necesitaba un lugar para pasar los días y cuidó de él por 24 horas, ya que no podía quedarse con el pequeño, pero el gatito necesitaba un hogar permanente, cálido y lleno de amor; por esa razón, la mujer publicó su historia y lo ofrecía en adopción.

Otra mujer cercana conoció la historia del gatito y lo llevó a un hogar nuevo con mucho amor y con dos gatos más, Shania, una gata anciana de 18 años, y Chance, un gato muy juguetón. La humana le dio un lindo nombre al nuevo gatito, Kimbo.

“Sabía en un instante que tenía que tenerlo. Así que a mediados de octubre se convirtió en mío”, cuenta la madre humana de Kimbo.

“Es el gato más cariñoso y afectuoso que he conocido. Nunca se aparta de mi lado y le encanta sentarse sobre mi hombro como un loro”, añadió.

El pequeño Kimbo está muy unido a su madre humana y está con ella todo el tiempo. Ella también comentó que el pequeño gatito tiene un problema con sus cuerdas vocales y senos paranasales, que provocan que sus maullidos sean silenciosos, pero eso no detiene al gatito en ser feliz gracias a la ayuda de su humana y los múltiples viajes al veterinario.

La mujer está agradecida con cruzarse con Kimbo en su vida, porque tan solo una semana después de ella salvar a Kimbo, su gata anciana, Shania, murió y puso muy triste a su dueña, pero Kimbo le dio mucho amor y logró consolarla ante la pérdida.

“Sabía que Kimbo entró en mi vida por una razón. Sin él, habría sido un desastre total. Estoy agradecida por él todos los días”, cuenta la dueña de los gatitos. Kimbo se ha convertido en el ángel guardián de su madre, él le devolvió el favor a su humana.

Ahora, su humana retrata a Chance, el gato que se ha comportado como un buen hermano mayor, y a Kimbo, en una cuenta de Instagram, donde publican fotos diariamente de las aventuras de los felinos.

Instagram / @chancetheragdollandkimbo

Ambos son muy lindos y juntos tienen una fanaticada superior a los 12 mil seguidores. ¡Te invitamos a unirte a ellos!

¡Comparte esta hermosa historia en tus redes!

NUESTRO VIDEO DEL DIA

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!