Gato está muy afligido desde que su madre le puso candado a toda la comida

Sara Matthews es la madre de Keith, un gato rescatado que desde el primer momento en que lo vio, supo que sería el regalo perfecto para el cumpleaños de Charlie, su hija. Y lo adoptó.

Sara trabaja como voluntaria en el refugio de animales y así fue conoció a este adorable peludito que terminó por conquistar su corazón.

Mujer pone candado a la nevera y a la despensa para evitar que su gato obeso robe comida.

gato

La mujer estaba consciente que el gatito tenía varios problemas médicos, pero eso no la limitó a darle una nueva oportunidad y el hogar que merecía. Al respecto Sara dijo:

“Charlie se enamoró de él de inmediato, así que lo adopté  para ella como regalo sorpresa de cumpleaños”.

Keith sufría de varios problemas gastrointestinales, por lo que tuvo que someterse a una dieta bastante estricta.

Pese a su delicado diagnóstico, el gato siempre demostró su amor por la comida, sin embargo, Sara estaba lejos de imaginar que después de adoptarlo se convertiría en un gato grandulón con el doble del peso de un gato promedio.

Para esta gatito amante de la comida no existe límites si de saciar sus antojos se trata, ha llegado a robar comida de la nevera, la alacena, incluso de otros gatos.

Su afición por la comida es tanto que Sara se ha visto en la obligación de poner candados a prueba de niños en su refrigerador y en algunos armarios.

“Hemos tenido candados para niños en el refrigerador desde que obtuvimos a Keith. Al principio, se trepaba cuando lo abría, y estaba preocupada de que quedara atrapado sin que nos diéramos cuenta”, dijo Sara.

El amor de Keith por la comida ha causado que su peso aumente de manera descontrolada, pasó de pesar 4 kilos a 10 kilos.

Su madre adoptiva ha hecho múltiples esfuerzos para evitar que siga aumentando de peso, dietas, visitas al veterinario, y recientemente, asegurar con candado la alacena, forman parte de sus estrategias más recurrentes.

En los últimos siete años el gatito no ha dejado de crecer, su contextura es aproximadamente a la de un perro de tamaño mediano.

La mujer asegura que su gatito es muy ingenioso y siempre busca la manera de conseguir comida.

“Ahora he tenido que poner todas sus raciones en recipiente de plástico con tapas que se abren. Probamos alimentadores de acertijo para ralentizarlo, pero simplemente los volcó”, destacó Sara.

Debido al problema de alimentación de Keith, los veterinarios le asignaron una dieta especial e hicieron otros ajustes que Sara debía cumplir en la casa. Por ejemplo, los demás gatos tienen comedores especiales, solo ellos lo pueden usar gracias a un microchip.

Pero esto no impidió que Keith siguiera aumentando de peso, el astuto gato estuvo revisando los contenedores de basura de los vecinos en busca de comida.

Hurgar la basura se convirtió en su pasatiempo favorito al ver que no tenía comida en casa. Para evitar que las personas ajenas a la familia lo alimentaran, Sara tuvo que encontrar otra solución. Al respecto dijo:

“Tuvimos que ponerle etiquetas para pedirle a la gente que no lo alimentara”.

Al parecer, cualquier opción que Sara buscaba para ayudarlo a controlar su peso, el gato llevaba la delantera y siempre se salía con la suya para buscar comida por otros medios.

Finalmente, la mujer decidió que Keith sería un gato de interior, aunque eso implica que sería menos activo, aunque en casa contaba con algunas herramientas que lo ayudarían a ejercitarse.

La familia de este gordito gatito ha gastado mucho dinero a lo largo de los años intentando buscar una solución. Si bien le han realizado muchos exámenes, aún no sabe la razón por la que sigue aumentando de peso.

Hoy día, Keith solo puede comer 50 gramos diarios, a pesar de su gran tamaño, ha demostrado ser mucho más juguetón que los otros gatos de la casa. Le encanta correr, jugar, y por supuesto, buscar comida.

Para esta familia lo más importantes es evitar a que su gatito le pase algo en el fututo, por lo que seguirán buscando opciones para controlar su afán por robar comida y seguirán controlando su dieta.

La salud de nuestras mascotas es sumamente importante. Siempre llévalos al veterinario y no subestimes cualquier conducta que puede poner en riesgo su vida.