Tiene la mirada más triste del mundo, pero hay una gran personalidad detrás de su condición

Cada gatito es único y Cheese, un hermoso felino de color naranja, tiene una mirada muy difícil de olvidar. Al principio, muchos piensan que se trata de un animal que se encuentra demasiado triste. A pesar de sus ojos tan especiales y pequeños, Cheese es un gatito muy feliz que ha logrado recuperarse y se encuentra pasándola bomba en su nuevo hogar.

Cheese vive en la ciudad de Nueva York en los Estados Unidos.

El antiguo dueño de Cheese no contaban con los medios necesarios para darle toda la atención que necesitaba. Decidió entregarlo en el refugio Meow Parlour y allí no tardaron en darse cuenta de que el gatito tenía algo muy peculiar en sus ojos. Parecían muy tristes porque eran de un tamaño bastante más pequeño de lo normal.

“Es muy feliz, saludable y su condición sólo hace que sea mucho más tierno«.

Tras varios exámenes médicos lograron descubrir lo que sucedía. Cheese tiene microftalmia, una condición genética que hace que uno o dos globos tengan un tamaño muy reducido. Como se trata de una mutación genética, la microftalmia suele venir acompañada de otros problemas, pero en el caso de este lindo gatito sólo se manifestó en sus pequeños ojitos.

“Es un gatito muy feliz y no requiere recibir atención médica especial”.

A pesar de su constante aspecto nostálgico, Cheese se convirtió en uno de los felinos más felices y juguetones de todo el refugio y no tardó en robarse el corazón de una familia que decidió abrirle las puertas de su casa.

«Es muy inteligente y sabe socializar con todo el mundo”.

Lo que sí es seguro es que Cheese tiene una mirada muy adorable a la que nadie podría decirle que no. Como es un gato muy enérgico, su nueva familia comenzó a darse cuenta de que el pequeño estaría mucho más feliz con un compañero. Tan sólo un par de días después de haberlo adoptado decidieron regresar para buscar un hermanito para Cheese.

“Cada adopción que hacemos es muy importante, pero es el doble de especial si las familias vuelven para llevarse un gatito más”.

Fue así como Koko, un lindo gatito de color negro, se unió a la familia y ahora no para de jugar y hacer todo tipo de travesuras con su hermano. La reacción de Cheesse al ver la maravillosa sorpresa que le tenía preparada su familia fue de muchísima alegría.

«Está muy emocionado por la ampliación de su familia»

Ahora, estos hermosos gatitos pueden contar con un hermoso hogar en el que nunca les faltará nada. Esperamos que Cheese siga cautivando a muchas personas con su tierna mirada.

Comparte esta bonita historia de adopción para dar a conocer a un gatito tan especial como Cheese.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!