Un gato se escabulle en la casa de sus vecinos todas las noches para dormir con su amigo

Cuando hace buen tiempo afuera, a John y Alex Sanders les encanta dejar la puerta abierta para poder disfrutar del clima. Hace varios meses atrás, la pareja se estaba relajando dentro con la puerta abierta cuando, de la nada, entró un gato, los saludó y se sentó como si estuviera en casa.

Simplemente entró como si fuera el dueño del lugar. La pareja revisó el collar del gato y en él vio una placa. Descubrieron que se llamaba Tigger y contactaron a su familia. Descubrieron que Tigger vivía a una calle de ellos y era todo un explorador del vecindario. Tigger se reunió con su familia y la pareja pensó que eso era todo, pero el minino tenía otros planes.

Tigger apareció de pronto en esta casa y decidió que se sentía muy cómodo en ella

Regresó al día siguiente y desde ese momento, no pasó un solo día en el que no se le viera la cara al travieso por la casa de John y Alex. Ahora, Tigger visita a sus nuevos mejores amigos todos los días, por lo general, lo hace al menos dos veces.

A menudo, al gato no le basta con sus visitas matutinas o vespertinas, muchas veces Tigger regresa para pasar la noche también. Su familia actual ha aceptado que el gatito haga lo que quiera y, por alguna razón, eligió a los Sanders como su segunda familia.

Para nadie es una duda que Tigger la pasa muy bien en su segundo hogar

Originalmente, Tigger se aparecía por la casa de John y Alex a eso de las 9 u 11 de la noche. En ciertas ocasiones se quedaba a dormir y lo dejaban salir de nuevo en la mañana, muy temprano, cuando la pareja se levantaba.

Sin embargo, con el confinamiento ocasionado por la COVID, Tigger ha encontrado un gran consuelo en su segunda familia de humanos.

El gatito va de visita alrededor del mediodía, luego regresa al caer de la tarde y, por si esto fuese poco, ya se acostumbró a pasar la noche con ellos. Alex y John aseguran que hay días en los que no lo ven, pero es realmente muy raro que no les visite.

Al principio, la pareja intentó entrenar a Tigger para que fuera a casa con su familia por la noche, pero finalmente se dieron por vencidos y decidieron dejar que el gato durmiera cuando quisiera con ellos.

Sin embargo, una noche Tigger decidió que también quería dormir con sus nuevos humanos

Incluso cuando la puerta está cerrada, siempre escuchan el sonido del maullido de Tigger para que le dejen pasar. ¡Siempre es bien recibido!

Sus padres originales le han dicho a los Sanders que Tig realmente hace lo que quiere y que los ha elegido como segunda familia.

A la familia principal del gato les produce mucha calma saber que su minino se encuentra en casa con personas amorosas, en lugar de andar deambulando por las calles.

La pareja no tiene idea de por qué Tigger los ha elegido y sigue escabulléndose a su casa para pasar la noche y pasar el rato, pero, francamente, están muy contentos con eso. Ellos aman tanto a Tigger y ahora él es básicamente parte de su familia.

¡Con mucha razón algunos dicen que los gatos son los que eligen a sus humanos!

Si te encantó la historia de este gato con cuatro padres, no dudes en compartirla en tus redes sociales.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!