Golden interrumpe con urgencia la rutina de ejercicios de su dueño para mostrarle su amor

Si eres amante de los animales, compartir tu vida con un perrito es una de las mejores decisiones que puedes tomar, ya que pocos seres son tan sociables, leales, valientes y serviciales como ellos.

La cantidad y la calidad del amor que nos prodigan nos demuestra de muchas formas que, efectivamente, son el mejor amigo del hombre.

Aunque no hablen nuestro idioma, un perro siempre está en constante comunicación con su compañero humano, y un claro ejemplo de ello es el caso de este tierno cachorrito Golden Retriever que se robó el corazón de millones de adeptos a las redes sociales, tras interrumpir a su dueño mientras éste se ejercitaba para demostrarle cuanto lo quería.

En el video compartido a través de varias plataformas se puede ver cómo el hombre, quien está en plena sesión de levantamiento de pesas, es dulcemente interrumpido por el canino, quien a su vez aprovecha que se encuentra acostado haciendo un press de pecho para darle ánimo, lamiendo su rostro.

“El observador número uno del entrenamiento”, escribió el autor de la publicación.

Y es que la razón para besar a su humano fue tan genuina y pura, que el deportista no tuvo más remedio que dejarse querer por su mascota y recibir con una gran sonrisa todas sus muestras de cariño.

¡Qué ternura!

“Con ese compañero de ejercicios yo no me podría mover. Esa es una buena forma de motivarse”, puede leerse en alguno de los comentarios en las distintas redes sociales.

La verdad es que este alegre y enérgico peludito demostró una vez más que, si bien hay otras buenas mascotas, los perros son, sin duda alguna, los más nobles y amorosos del Reino Animal.

Al no poder hablar, los canes expresan sus sentimientos y emociones a través de su cuerpo. Las reacciones de los perritos son claves para descifrar el amor que sienten por ti. Cosa que tiene muy claro este hombre que lo deja lamerle y abrazarle mientras se recuesta amorosamente sobre él.

Aquellos perros que mueven la cola hacia la derecha, jadean, saltan y corren cuando su cuidador llega de nuevo al hogar, demuestran que son felices tan solo de volver a tener contacto con su familia humana, lo que debe interpretarse como un auténtico acto de amor.

No obstante, también puede ser un gesto de afecto mostrarse tranquilos y pacientes, a la espera de recibir su dosis de caricias y masajes, antes de entrar en una profunda y apacible siesta vespertina.

La verdad es que pocos animales son tan expresivos como los perros. ¿Qué habrá querido expresar este pequeño a su humano?: «Basta de ejercicio hazme caso», «Te amo», «Te ayudo un poco», «Juega conmigo». Sea lo fuese que quiso decir, un acto tan tierno no ha pasado desapercibido ante la mirada del mundo entero.

Comparte esta historia con tus amistades, y si tu perro no solamente te entiende, sino que te cuida, te anima y hace todo aquello que le pides, puedes estar más que contento: te has ganado su confianza, su respeto y su amor incondicionales.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!