Gorila muere en los brazos del guardabosques que la salvó hace 14 años cuando era bebé

La imagen del gorila Ndakasi recorrió el mundo después de que se divulgara la tierna selfie en la que estaba acompañada por su cuidador en el Congo, quien se convirtió en su mejor amigo.

El fotógrafo James Gifford, de 41 años, del Reino Unido, de Botswana, capturó el momento en el que el gorila abrazó a André Bauma, guardabosques del Parque Nacional Virunga en la República Democrática del Congo.

En el año 2017, cuando el gorila era una bebé, un guardabosque la encontró aferrada al cuerpo de su madre sin vida. Sin dudarlo la rescató y junto a Mathieu Shamavu veló siempre por ella desde que tenía 2 meses de edad.

Se presume que un grupo de milicias urbanas que practicaba la caza de animales salvajes atentó contra la vida del gorila dejándola completamente desamparada.

Los guardabosques trasladaron a Ndakasi al Centro Senkwekwe en el Parque Nacional Virunga, para ofrecerle la atención que necesitaba. En ese lugar se recuperó y se acostumbró a su nuevo hábitat, un espacio natural en el que convivió con Ndeze, otro gorila huérfano.

Ndakasi no estaba en condiciones para regresar a la naturaleza, era muy vulnerable. Pero en el Parque Nacional disfrutaba del bienestar que necesitaba, y además, creó vínculos realmente especiales con sus cuidadores, especialmente con Andre.

Lamentablemente, 14 años después el gorila falleció. Murió en los brazos del guardabosques que lo rescató y que fue su mejor amigo.

Ellos compartieron juntos hasta el último día de vida de Ndakasi, el gorila suspiró por última vez en el regazo de Andre.

El gorila y su cuidador, quien fue su héroe tenían un vínculo inquebrantable

gorila

El animal padecía una enfermedad que deterioró su estado de salud rápidamente, los guardabosques informaron la triste noticia.

“Ndakasi tomó su último aliento en los amorosos brazos de su cuidador y amigo de toda la vida, Andre Bauma”.

En una imagen desoladora aparece Andre sentado en el suelo sobre una manta con Ndakasi, quien puso su cabeza sobre el pecho de su gran amigo para despedirse.

Los dos estaban acostumbrados a permanecer muy cerca desde el momento en el que la rescató

Una foto desgarradora muestra al señor Bauma sentado en el suelo sobre una manta, mientras Ndakasi pone su cabeza sobre su pecho para despedirse. Ambos estaban acostumbrados a estar muy cerca, ya que desde que la rescató, Andre siempre se aseguró de mantenerla bajo su cuidado y protección.

Andre ofreció conmovedoras declaraciones:

Fue un privilegio apoyar y cuidar a una criatura tan amorosa, especialmente sabiendo el trauma que sufrió Ndakasi a una edad muy temprana”.

Aseguró que estaba muy orgulloso de haberla cuidado. “Estoy orgulloso de haber llamado a Ndakasi mi amiga. La amaba como a una niña y su personalidad divertida me hacía sonreír cada vez que interactuaba con ella”.

Él fue como una madre adoptiva para ella, quien lo percibía como su protector y mejor amigo.

Según Andre, la inteligencia de Ndakasi lo ayudó a comprender la conexión existente entre los gorilas y los seres humanos. Advierte que deberíamos asumir el compromiso de hacer todo lo que esté al alcance para proteger a la especie con la que compartimos muchas costumbres semejantes.

Ndakasi siempre será recordada por su personalidad tan alegre y juguetona, nos demostró lo semejantes que somos a estos primates.

Andre la extrañará muchísimo, al igual que los demás cuidadores, pero se sentirá satisfecho de haberle ofrecido lo mejor durante toda su vida.

Todos los trabajadores del Parque Nacional de El Congo seguirán trabajando para preservar la vida de los gorilas de montaña y necesitan ayuda. A pesar de los conflictos que hay en el área siempre se esfuerzan en velar por el bienestar de los animales.

En memoria de Ndakasi seguirán haciendo su loable labor por todos los animales que viven en el Parque Nacional. Nos solidarizamos con Andre y reconocemos con admiración su extraordinario acto de amor.

Más noticias sobre: