Graban a un barrendero cuando un perrito sin hogar insistía en estorbarlo en su trabajo

Miles de personas en las redes sociales han quedado desconcertadas con las escenas virales de un barrendero, que fue sorprendido al reaccionar hacia un pobre perro sin hogar.

El callejerito se atrevió a interrumpirlo repetidamente mientras trabajaba. Pocos imaginaron lo que realmente hacía el hombre con el perro, y desde entonces los comentarios no paran.

Es cierto que tu profesión, empleo o condición social no pueden determinar la calidad de persona que eres, pero por allí existe un dicho que parece ser mucho más asertivo en cuanto a los humanos se trata:

“Dime cómo tratas a los los animales y te diré qué clase de persona eres”.

Y este vídeo, que ya ha dado la vuelta al mundo, parece reafirmar completamente esta idea.

El barrendero tuvo un impensable gesto con un perro callejero que deja a más de uno sin palabras

barrendero

En las escenas que fueron publicadas inicialmente en Twitter, aparece un trabajador de la limpieza cumpliendo con sus labores habituales.

El sujeto anda con su escoba en mano, barriendo una calle hasta que un peludito sin hogar que está echado en medio del camino, osa en interrumpirle impidiendo que realizara su trabajo.

Este “pulgoso” consentido parece no querer moverse del espacio en el que se encuentra descansando. Es entonces cuando el hombre reacciona y todos se imaginan lo peor, al verlo tomar la escoba y ponerla sobre la cabeza y el cuello del perro.

Pero el trabajador amable, y amante de los animales, lejos de ahuyentarlo, se siente atraído por el gran atrevimiento del peludo. Y en contraposición a lo que muchos imaginaron, en ese momento tiene el gesto más hermoso, adulador y placentero con el can.

Usó su escoba durante varios minutos para hacerle cariñitos.

Justo cuando él creía que nadie lo estaba mirando, se acerca y con su escoba comienza a barrer la pancita del peludo.

El animal no se resiste en lo absoluto y se derrite de amor entre tanto acicalamiento. Sin duda, esa fue la mejor manera de hacerlo despertar pero aun así el renuente pequeñín se negaba a levantarse.

Este paciente trabajador se encontró con un perrito muy mimado, demandante de amor y además, dormilón.

El animalito se revuelca en el suelo de mero gusto. Seguro fue el mejor masaje que había recibido en años, pero el hombre no sólo utiliza la escoba para consentirlo.

Una vez que vio que se trataba de una criatura bastante dócil, el barrendero se agacha y acaricia su pancita para mostrarle su amor.

Él también estaba contento con ese encuentro inesperado.

El usuario que compartió el vídeo en Twitter hizo alusión a la actitud hermosa que tuvo el hombre de buen corazón, aun cuando pudo haber echado al perro de mala forma, pues a fin de cuentas parecía que nadie lo estaba observando.

 “¿Quiénes somos nosotros cuando nadie nos está viendo?”, se puede leer junto a la publicación.

El ejemplar barrendero no tenía idea de que su gesto quedaría recogido en vídeo y que daría la vuelta al mundo:

La tierna grabación ha tocado el corazón de millones en el mundo entero, y aunque todos desconocen la identidad de este gran hombre, son muchos los usuarios que han expresado su agradecimiento por lo cariñoso que fue con el perrito.

Sin duda, la educación, la ternura y la compasión hacia los más indefensos, no quita lo valiente. No se trata de un título universitario ni de una carrera exitosa, sino de esa verdadera educación para la vida que sólo la da la sabiduría y los sólidos valores humanos.

Nos alegran los instantes felices, que este hermoso momento nos inspire a ser apenas un poco como este buen barrendero y este tierno perrito. Súmate a la ola de bendiciones y buenos deseos que están recibiendo y alegra el día a tus amigos.