Graban a un oso «decidiendo qué comprar» en un supermercado ante el horror de los clientes

Cuando vamos de compras a un supermercado jamás pensaríamos que seríamos sorprendidos por un particular cliente que podría fácilmente intimidarnos hasta hacer que salgamos del establecimiento.

Esto fue lo que pasó cuando un Safeway, en Lake Tahoe, recibió un par de veces la visita inesperada durante dos semanas de osos hambrientos atraídos por el olor a comida fácil.

Aunque estos animales no ponen en duda el hecho de irrumpir en una casa o en un automóvil para buscar lo que quieren, tras descubrir una manera más fácil de entrar podrían decidir por esa opción, y usar la puerta corredera automática es una de ellas.

Esta comodidad para entrar en los locales fue descubierta por los osos negros de Lake Tahoe, California, y desde entonces, no han dudado en pasar por la “puerta grande” para abastecerse de la misma comida que compran los humanos antes de que las temperaturas suban considerablemente.

El primer visitante fue captado por la cámara de la cliente Adina Baidoo, cuando salía de la tienda con su carrito y casi choca con el gran oso después de regresar al interior para tomar una bolsa de patatas fritas.

Adina sacó su teléfono para capturar al inesperado compañero de compras.

«Parece que un oso ha decidido que va a ir de compras», dice Adina en el video.

Después de salir de la tienda, el oso se detuvo cerca de la entrada para disfrutar de su golosina robada.

Días después, otro oso fue capturado caminando por el pasillo de productos agrícolas cerca de los aguacates antes de irse finalmente con un envase de plástico que se presume era yogur.

En Lake Tahoe viven más de 35.000 osos negros y el encuentro con los residentes locales es común, por eso las autoridades recomiendan a los vecinos a que no arrojen comida, ni nada que contenga olor que pueda resultar atractivo para los osos.

El portal Web de los Servicios de Parques Nacionales advierte que los osos que buscan alimento humano no han olvidado cómo alimentarse de forma natural.

«La comida humana simplemente tiene mucha más energía, grasa y calorías que los alimentos naturales de los osos, por lo que pueden pasar mucho menos tiempo buscando comida y aumentar de peso cuando ingieren este tipo de alimento”, dice el portal de los Servicios de Parque Nacionales.

Para esos majestuosos animales tener una dieta balanceada no es una de sus prioridades, para ellos no es problema acumular algunos kilos antes del invierno.

Aunque los residentes ya están advertidos de la presencia de estos ejemplares nunca deja de sorprender encontrarse a un gran oso buscando alimento en el mismo supermercado donde los humanos hacen las compras diarias.

¿Qué harías tú si te encontraras a un gran oso en el supermercado? Comparte esta nota y déjanos saber tu opinión.