Graban a un pequeño topo a punto de encontrarse con una enorme perrita del otro lado del túnel

Como sucede con los niños, para muchas mascotas la salida al parque es el momento más esperado del día. Esa hora o poco más de una hora, es cuando corren, escarban y queman un poco de toda su energía acumulada, pero además es la ocasión perfecta para hacer nuevos amigos.

Un perro puede no sólo establecer amistad con otras personas y demás canes durante su paseo, sino que estrechan amistades muy curiosas como le ha sucedido a Fiona.

Esta Gran Pirineo es de San Francisco y conoció a una especie particular.

En una de sus visitas a un parque local, Fiona se enteró de las criaturas que habitan dentro de los hoyitos en tierra en los que ella solía olfatear. Se trataba de los topos, unos amigos curiosos que han despertado en ella un sentimiento especial.

Parece que ellos también se sienten complacidos por la visita de Fiona.

En cada salida al parque, Fiona estará olfateando y asomará su hocico por el interior de los hoyos. Ella sabe que allí viven sus amigos y no se cansa de esperarlos hasta que alguno de ellos aparece.

Sorprendentemente, los topos se muestran dulces y corteses con la perrita. A ninguno de ellos parece asustarle o incomodarle la presencia de esa gran bola de pelos.

Parece que se conocieran desde hace años.

Cuando Fiona ve que alguno de sus amigos se asoma a la superficie, ella simplemente se echa a un lado y comparte junto a ellos un agradable rato como si de una visita se tratara. El asunto ya se volvió una rutina durante sus salidas al parque.

«Lo hace con bastante frecuencia. Ella piensa que todos quieren saludarla. Sus interacciones son tan suaves y dulces», dijo la mamá de Fiona.

Un gran pirineo es un perrito jueguetón pero esta peluda sabe muy bien cómo comportarse en “casa ajena”.

Fiona no intenta atraparlos ni invadir el espacio de los topos cuando los ve salir, para ella es suficiente con poderlos apreciar desde cierta distancia y el momento termina siendo más que conmovedor.

«¡Hola amigo!»

La mamá de Fiona está tan sorprendida con los nuevos amigos de su mascota que decidió registrar sus encuentros y ha compartido el vídeo en su Instagram.

Al menos 5.000 usuarios han disfrutado del conmovedor momento y la perrita ha recibido muchos elogios por ello:

Si algunas personas pueden contar con una luz al final del camino, los topos del parque tienen ahora una gran bolita de pelo al final de cada túnel. Fiona no piensa dejar de visitarlos y ellos parecen estar más complacidos con la presencia de su nueva amiga, pues ninguno la rechaza o intenta huir al verla.

Los perritos son criaturas amables que admiran y respetan la vida de otras especies, sin duda nos dan una gran lección a todos. No te vayas sin compartir la tierna historia de Fiona.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!