Una gatita corre hacia una mujer en una granja y confía tanto que llama a sus hermanos también

Una familia de Canadá tuvo una gran sorpresa hace dos semanas cuando encontraron tres pequeños gatitos en una granja.

Sylvie vio a un gatito corriendo por la propiedad sin una madre a la vista, pero el pequeño no estaba solo. Otros dos gatitos la siguieron justo detrás de ella. Inmediatamente llamó a su hija Vicky para pedir ayuda.

Desde el primer momento fue evidente que aman acurrucarse con las personas

Tan pronto como los gatitos vieron a la gente que venía hacia ellos, se dirigieron directamente hacia ellos y comenzaron a seguirlos, como pequeños patitos tenaces. Estaban maullando sin parar como si estuvieran pidiendo comida y atención.

Saltaron sobre el regazo de sus humanos e incluso intentaron gatear sobre sus hombros. Vicky miró alrededor del área en busca de otros gatitos pero no pudo encontrar más.

Sabiendo lo jóvenes que eran los gatitos, la familia decidió esperar a que volviera la madre gata. Después de muchas horas, todavía no había señales de ella. Llevaron a los gatitos al interior de la granja y los colocaron en un área segura.

Los pequeños tenían alrededor de tres semanas y necesitaban cuidados las 24 horas. Vicky hizo una casa para gatos improvisada para el trío y les trajo una cama caliente, mantas y juguetes.

Estos chiquillos estaban desesperados por tener una familia y no se rendirían hasta lograrlo

Vicky se acercó a Chatons Orphelins Montréal, un rescate de animales en Montreal, mientras ella se ocupaba de las tareas de alimentación. No podía adoptar más gatos, pero no podía soportar dejar a estos pequeños para que se las arreglaran solos.

Durante los siguientes días, Vicky vino a la granja con frecuencia con fórmula para gatitos y comida enlatada para amamantar a los bebés felinos hasta que recuperaran el peso ideal. Tan pronto como ella entraba, las tres bolas de pelo se levantaban de su cómodo nido y venían corriendo hacia su proveedor de alimentos.

Cuando sus estómagos estaban llenos, el trío saltaba juntos al regazo de Vicky y se acurrucaba para una sesión de amor.

Vicky llevó a los gatitos a casa unos días después, para que pudieran darse un baño muy necesario y pasar más tiempo con ella. Después de limpiarlos por completo, envolvieron a los gatitos en toallas y los acurrucaron encantados.

No tienen ninguna vergüenza al trepar por las piernas de sus humanos favoritos

Los hermanos felinos se adaptaron maravillosamente a la vida interior. Querían una atención constante de Vicky y apenas podían esperar un segundo cuando se trataba de la hora de comer.

Tan pronto como escucharon que se abría la lata, lloraron al unísono pidiendo comida y comenzaron a trepar por las piernas de sus humanos.

Después de dos semanas de cuidados, Vicky llevó a los gatitos a Chatons Orphelins Montréal, para que pudieran recibir la atención médica que necesitaban y la oportunidad de tener un hogar lleno de amor para siempre.

La única niña de la camada se llamaba Pilorie y sus hermanos Ed y Barblet. Los hermanos están muy unidos entre sí. Hacen todo como un trío y siempre se acurrucan de una forma preciosa cuando duermen la siesta.

Aman acurrucarse y recibir todo el amor del mundo

Después de un comienzo difícil, los gatitos están prosperando en hogares de crianza, hasta que llegue el momento de encontrar sus familias definitivas. Esto nos demuestra que siempre hay una esperanza de que las cosas vayan mejor. ¡Si opinas lo mismo, comparte!

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!