Gran Danés tiene el corazón tan grande como su tamaño, adopta cada gatito vulnerable que conoce

Hay quienes dicen que perros y gatos son enemigos naturales, pero si tú eres un verdadero amante de los animales seguramente ya has visto las hermosas amistades que se forman entre peluditos de diferentes especies.

Un ejemplo de esto es un Gran Danés llamado Corbin. Este enorme perro se ha convertido en una verdadera prueba del enorme corazón de los animales. Corbin es un dulce peludote que pesa nada menos que 68 kilos.

Los perros de esta raza son conocidos por su enorme tamaño y los machos pueden llegar a medir hasta 80 centímetros de altura. Durante un par de años, Corbin vivió como el único peludito de su casa junto a su dueña.

Sin embargo, todo comenzó a cambiar cuando Karen se dedicó a brindar hogar temporal a varios gatitos que necesitan muchísima ayuda hasta encontrar una familia definitiva.

Al principio, Karen no estaba segura de cómo reaccionaría Corbin. Pasó las primeras semanas manteniendo a los gatitos y a su perro en habitaciones separadas. El Gran Danés olfateaba todas las esquinas y se mostraba muy curioso por saber qué era lo que sucedía.

Finalmente, Karen comenzó a presentarle uno a uno a los gatitos y quedó en shock con el resultado. Corbin se comportó como un padre amoroso y responsable.

La mayoría de los gatitos que necesitan hogar temporal son unos bebés con apenas un par de días de nacidos.

Esto significaba que Karen debía estar pendiente de ellos las 24 horas del día pero afortunadamente contó con su asistente estrella.

Corbin comprendió de inmediato que los mininos necesitaban mucho amor y cada vez que podía se dedicaba a darles largos baños de besos.

“Creo que ese perro tiene un corazón tan grande como su tamaño. Ellos son mejores que la mayoría de las personas”, dijo un internauta.

Los gatitos se sentían tan a gusto con el adorable gran danés que su lugar favorito para dormir era junto a él. Este hermoso perrito ha ido forjando una relación muy especial con todos los gatitos que pasan por su casa.

Una minina llamada Jesper se convirtió en su mejor amiga y eran realmente inseparables. Cuando Jesper consiguió un hogar definitivo, el peludo pasó un par de días muy triste.


Por fortuna, Corbin volvió a abrir su corazón y sigue recibiendo a cada gatito con muchísimo cariño. Karen no podría estar más orgullosa de él. Los perros y los gatitos realmente pueden llevar una buena relación. Lo importante es que cuenten con la supervisión de un humano, especialmente durante los primeros días.

No hay dudas de que el hermoso Corbin es un perrito gigante con un corazón de oro. No te vayas sin compartir para dar a conocer la linda amistad de estos peluditos.