Hallan un perro con una cabeza enorme y se desata un polémico debate sobre las pruebas de ADN

BigHead es un hermoso perrito que fue rescatado de las calles cuando tenía tan sólo un par de semanas de vida. Él y sus tres hermanos se encontraban algo débiles y necesitaban comida urgentemente. Fueron trasladados a Humane Society y allí no tardaron en robarse el corazón de todos.

BigHead fue rescatado en Silicon Valley, California.

Sin embargo, BigHead sobresalía entre sus hermanos por una razón muy clara: su cabeza parecía enorme, especialmente en comparación con el resto de su cuerpo. Debido a su corta edad, los perritos necesitaban atención las 24 horas del día así que una voluntaria los tomó para brindarles un hogar temporal.

«No es inusual que las camadas tengan padres diferentes y resulten diversas”.

Lauren Gallagher trabaja en el Departamento de Finanzas de la Fundación pero siempre ha abierto las puertas de su casa a los perritos que necesitan más ayuda. El rescate de esta bonita camada comenzó a darse a conocer en las redes y pronto todos comenzaron a comentar que BigHead era muy diferente a sus hermanos.

“Es probable que siempre sea un pequeño fornido y rechoncho”.

Antes de darse cuenta, personas de todo el mundo ya estaban tratando de adivinar la genética del perrito. Incluso varios decidieron hacer una apuesta y esperaron con ansias que los rescatistas revelaran el resultado de una prueba de ADN. Sin embargo, esto despertó un importante debate.

“¿La Fundación pagó por una prueba tan costosa? Eso parece un desperdicio de los fondos”.

A lo largo de los años, las personas que se dedican a la cría y venta de perros tratan de buscar razas nuevas que resulten más llamativas. Muchos buscan a algunos de ojos y cabezas grandes pero con un tamaño pequeño/mediano. La mayoría de las veces el resultado es un proceso de cría realmente irresponsable.

«Cuando alguien hace una donación lo hace para salvar la vida de un perro, no para averiguar qué raza son».

Los bulldog francés tienen muchos problemas respiratorios por estas mismas razones. A pesar de la enorme polémica, realizaron una prueba de ADN a BigHead y el resultado fue publicado en las redes. El hermoso perrito tiene un poco de 25% de shar-pei, 25% de bóxer, 12.5% de terrier, 12.5% de border collie y otras razas más.

“Su raza no importa. Es adorable. Gastaron el dinero para llegar a la conclusión de que es mestizo”.

Muchas personas señalaron que este acto era verdaderamente irresponsable por parte de los rescatistas ya que podría incitar a la cría de peluditos en lugar de adoptar a aquellos que tanto lo necesitan.

Cuando BigHead se encuentre un poco más fuerte será esterilizado.

Lauren se encariñó tanto con BigHead que decidió que sería un miembro permanente de la familia. Ahora son completamente inseparables. No olvidemos que la raza de un perrito no es lo más importante. Todos merecen tener una familia y recibir amor y cuidados.

¿Qué opinas de las pruebas de ADN que realizaron? Comparte esta nota y recuerda la importancia de adoptar y no comprar perritos que incentivos procesos de cría irresponsables.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!