Harlie, un gran danés que no le agradan los gatos, se convirtió en el salvador de uno

“Como perros y gatos”, así la sociedad caracteriza constantemente a personas que pelean mucho entre ellas porque si bien sea mito o realidad, entre estos animales son pocos los casos donde no se persiguen para pelear. Sin embargo, estas mascotas pueden dejar el instinto de caza y huida a un lado y ser grandes amigos y ayudarse en lo que necesiten.

Este es el caso de Zephyr y Harlie; Zephyr era un gatito que abandonaron en la calle con tan solo ocho semanas de nacido en Norris Green, Liverpool. El pequeño felino estaba junto a dos hermanitos más y los tres tenían una terrible gripe que les provocó neumonía secundaria, garrapatas e infestación de pulgas causada por la deshidratación, pero Zephyr también se encontraba casi ciego por una horrible conjuntivitis que le ulceró sus ojos.

Zephyr y sus dos hermanos fueron hallados por la organización llamado Rescue Me Animal Sanctuary y una portavoz del grupo, Steph Taylor, confesó que estaban alarmados ante la grave situación de Zephyr y lo llevaron de emergencia al veterinario.

Zephyr no respondía al tratamiento de gotas farmacéuticas convencionales para sanar la úlcera de sus ojos, así que el veterinario sugirió utilizar suero hemático.

“Habíamos oído hablar del suero una vez cuando otro rescatista habló sobre él y tuvieron resultados sorprendentes”, cuenta Taylor. “Teníamos cuatro perros en nuestra sede, pero lamentablemente ninguno era un posible donante de sangre debido al tamaño, edad o problemas de salud, así que tuvimos que recurrir al público en busca de ayuda”.

Gracias a los anuncios en las redes sociales solicitando ayuda llegó Harlie, un perro gran danés, su dueña, Jess Parr, es residente de Liverpool y al enterarse de la terrible situación que padecía el pequeño gatito quiso responder al llamado de auxilio y así fue como llevó a Harlie.

Al principio Parr tenía miedo de que Harlie conociera a Zephyr porque el can no está acostumbrado a los gatos y ocasionara problemas. “Me encantan los gatos y me encantaría tener uno, si no tuviera cuatro perros”, cuenta Jess Parr.

Por su parte la portavoz de Rescue Me, Steph Taylor, dijo que Zephyr ha evolucionado correctamente y en muy poco tiempo será reubicado con sus dos hermanos, Zouse y Zee.

Gracias a la donación de suero de Harlie, el gatito tiene su ojo nuevamente sano y puede ver sin dificultad, en verdad hay que darle las gracias a todos los que hacen que salvar una vida sea una posibilidad.

¡Comparte esta tierna noticia co tus amigos!

👇 NUESTRO VIDEO DEL DIA 👇

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!