Hombre crea una “librería de palos» para que los perritos del barrio jueguen en el parque

A todos nos encanta darles a nuestros perros juguetes para que se diviertan y la pasen muy bien. Con eso en mente un hombre en Nueva Zelanda se le ocurrió una maravillosa idea, con las ramas que obtuvo después de podar algunos árboles junto a su casa, creó el mejor juguete que cualquier perro pudiera desear.

Andrew Taylor es un hombre de 59 años que vive en Kaiapoi, Canterbury con su esposa, su hija Tayla Reece, y Bella su perra.

Un día se puso a podar los árboles que están a un costado de su casa y, cuando se dio cuenta tenía una gran cantidad de ramas que iban quedando, ¿Qué podría hacer con tantas?

«Mientras podaba los árboles, mi padre se encontró con muchas ramas muertas, y sabiendo por experiencia lo difícil que puede ser encontrar un buen palo, y que el nuevo parque para perros se abriría pronto, tuvo la idea de que las salvaría y decidió ponerlos en algún tipo de caja”, dijo la hija.

Además, su perra Bella es muy juguetona, y entre las cosas con la que más le gusta jugar es con palos.

Aman los palos

«Nuestra perra Bella se había convertido en una amante de los palos porque rompió en pedazos cualquier pelota o juguete”, agregó la orgullosa hija.

De allí se inspiró para crear la biblioteca para palos, que no es otra cosa que una cajita llena de palos limpios, cortados y lijados para que los animalitos puedan entretenerse con ellos, y divertirse a sus anchas.

Una vez que terminan de jugar, sus humanos los devuelven a la cajita que los contiene, y así podrán seguir disfrutándolos muchos perritos cuando lo deseen.

El día de la inauguración del parque para perros, Andrew fue con su mascota y constató que no había palos.

El invento del creativo hombre tuvo gran aceptación, tanto para los perros como para sus humanos. Por eso Tayla pensó que sería una buena idea reunir a las personas para celebrar la biblioteca de palos.

La joven colocó un video en las redes sociales, muchas personas subieron fotos de sus perros dando las gracias o usando la biblioteca de palos. Fue entonces cuando los invitó en diciembre para que se reunieran en el parque de perros, y celebrar la biblioteca y tomar fotos.

«Aproximadamente 50 personas aparecieron con sus perros y un tipo incluso trajo a su gato”, afirmó Tayla.

A pesar de que es una idea sencilla tiene mucha utilidad para los animalitos, y a sus familias les encanta.

Hizo muy felices a los perritos

«Todos los dueños de perros lo aprecian, ya que han experimentado la búsqueda de un buen palo que no siempre es fructífera, es una idea que tiene sentido para ellos», añadió la joven.

Con lo creativo que es Andrew, es probable que ya esté ingeniando otra curiosidad canina.

Comparte esta interesante historia con todos tus amigos, para que conozcan otra manera de entretener a su perrito.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!