De un destino incierto en una granja lechera a la mejor vida en el calor de un hogar

Es muy común que en ocasiones especiales esperemos con ansias un regalo sorprendente, pero cuando este es un ser vivo se debe estar consciente de la responsabilidad que asumimos al recibirlo, por ello no deben regalarse como si fueran objetos, sin consultar previamente si el dueño tiene las condiciones necesarias y el tiempo para cuidar una mascota.

Esta es la historia de una familia de Carolina del Norte que se animó por aceptar como regalo una peculiar mascota. Amanda Smith recibió una sorpresa, su esposo de la manera más informal le mostró la fotografía de una cría de vaca.

“He querido uno desde que era pequeño y lo encontré en Maryland, en una granja lechera”, explicó Smith.

Al igual que tantos becerros nacidos en granjas, el bebé de la foto habría tenido un futuro incierto, si no fatal

Pero los Smith estaban decididos a darle al pequeño bebé, a quien llamaron Finn, un hogar feliz donde crecer al igual que uno de los perros de rescate con quienes comparte la casa

Desde que Finn llegó hace casi dos años, se ha convertido en un joven novillo y ha tenido la oportunidad de descubrir las cosas que más le gustan de la vida: como nadar en un río o pasear en la nieve.

El año pasado, durante las vacaciones, Finn también ayudó a obtener apoyo para una colecta de juguetes local:

“Solo quiero que sea una bendición para otras personas”, dijo Smith.


Por muy mimado que esté Finn, sabe cómo devolver los favores: visitando escuelas y ferias del condado para brindar a comunidades enteras la experiencia de relacionarse con una vaca de una manera más personal.

La familia adaptó un establo para la comodidad de su mascota, con un amplio espacio, tanto que después de un tiempo, se animaron a adoptar otra cría de vaca, Daisy, para hacerle compañía a Finn. Y por mucho que a ella le guste, Finn está muy unido a su familia humana.

Instagram/finns.finnstagram

Ahora que prácticamente ha crecido a su estatura máxima, con dos años de edad, a Finn todavía le gusta estar dentro de su casa, con los perros y los hijos de la pareja, donde siempre es bienvenido.

Cuando se les cuestiona sobre sus próximas vacaciones, no tienen un plan, pero están seguros que Finn estará incluído. La gran familia seguramente pasará mucho tiempo junto a su especial regalo navideño, Finn, el novillo y podemos enterarnos de todas sus aventuras a través de su cuenta de Instagram.

Comparte esta insólita historia con todos tus amigos y hagamos consciencia sobre el hecho de regalar animales. Recuerda que son seres vivos que requieren mucho amor y cuidados.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!