Hombre rompe el cristal de un lujoso Mercedes para salvar a un pobre cachorrito que se asfixiaba

Un pobre cachorrito abandonado en un auto caliente fue salvado por un hombre que se ha convertido en su héroe. Un acto que ha sido alabado por muchos por haberlo salvado, pero el dueño ha sido duramente condenado.

Tal como si de un niño se tratara, un cachorrito exige amor y responsabilidad, pues al final del día hablamos de vidas y no importa la especie a la cual pertenezcan. Por eso los casos de malos tratos o negligencia nos llenan de dolor y rabia, dado que estos pequeñines no merecen sufrir por el egoísmo del ser humano.

Un cachorrito necesita protección de sus dueños.cachorrito

Lastimosamente, este no parece ser el pensamiento de aquellos que de manera irresponsable deciden dejar a sus cachorritos o mascotas dentro de un automóvil, mientras ellos acuden a las tiendas a hacer sus compras o a resolver cualquier tipo de diligencia «rápida».

Al apagar el motor, la temperatura dentro del vehículo aumenta aceleradamente.

En solo ese acto que podría parecer inofensivo para algunos se está exponiendo de sobremanera la vida del animal.

Esto no debería ser un secreto, debido a las numerosas campañas que oficiales y organizaciones hacen para exhortar a que las personas no dejen a sus mascotas encerradas en sus vehículos.

Por muy urgente que sea no debes dejar a tus mascotas allí dentro.

Precisamente esta mala experiencia es la que atravesó un cachorrito de solo 14 semanas de nacido, cuyos “brillantes” dueños decidieron dejar dentro de un Mercedes-Benz mientras ellos hacían sus compras. 

El hecho ocurrió en la ciudad de Swindon, en Wiltshire (Inglaterra)

El automóvil se encontraba en el estacionamiento de una tienda, cuando los transeúntes se percataron de los ladridos de un cachorrito que suplicaba ayuda desde el interior.

La lastimosa situación del poodle hizo que las personas se aglomeraran para intentar rescatarlo, sabían que no podían dejarlo allí dentro.

En última instancia tomaron una decisión rápida.

Tras esperar un poco y ver que el dueño del vehículo no llegaba, uno de los testigos decidió pasar de la observación a la acción y alentó a otros para que le ayudaran a reventar el cristal.

Los vidrios quedaron dispersos por el suelo pero el aire pudo entrar al automóvil y con él la mano samaritana del hombre que de inmediato sacó al peludito del horno en el que estaba. 

En este caso la vida se interpuso ante lo material, tal como debe ser. 

Antes de quebrar el cristal un testigo había llamado a la policía para reportar al cachorrito en apuros.

Para el momento en que los uniformados llegaron ya el can había sido liberado. Sin embargo, la presencia de los oficiales en el lugar fue bastante oportuna.

Al llegar el dueño del vehículo al lugar se mostró indignado por lo ocurrido.

El sujeto estaba molesto por los daños que habían ocasionad al vehículo, pero debió tragarse su coraje ante la presencia de la Policía.

“La gente simplemente no cree que vaya a pasar algo. Piensan: ‘estará bien, solo tardaré cinco minutos’, pero con lo que está sucediendo en el mundo, tenemos que hacer cola en los supermercados y sabes que tu viaje será más demorado. Las personas son amantes de los animales, y si ven algo que no les gusta, tomarán medidas”, dijo Steph Daly, inspector de la policía de Wiltshire.

La policía socorrió al cachorrito que se encontraba sofocado y le explicaron al hombre que no interpondrían cargos contra el sujeto que quebró el vidrio, puesto que la causa fue justificada. La vida del animalito estaba en peligro y alguien debía actuar en ese momento.

Además, pese a no levantarle cargos, le entregaron al propietario una advertencia formal sobre el incidente; de modo que el sujeto ya fue puesto sobre aviso. 

Esperamos no vuelva a cometer otra imprudencia de estas.

Más allá de la advertencia policial, la gente debería actuar con más sentido común y humanidad. Es cruel dejar a un animalito dentro de un automóvil y exponerlo al peligro. 

“Siéntese en un automóvil durante cinco o diez minutos sin ventanas abiertas y sin aire acondicionado y vea cuánto puede durar. Sin embargo, podemos sudar, los perros no. Si corres el riesgo de dejar a tu perro en un auto, entonces para mí eres imprudente. No estás intentando lastimar intencionalmente a tu animal, pero eso sigue siendo una imprudencia”, dijo Steph Daly.

La negligencia también es una forma de maltrato, así que las personas deberían dejar de actuar de manera tan irresponsables y ser más empáticas con sus propias mascotas.

Por la intervención oportuna de un héroe desconocido, este cachorrito logró salvarse y seguro el costo del vidrio le recordará a su dueño que dejar solo al animalito en el automóvil es algo que no debe hacer.

Como este hombre, la gente debe actuar siempre que vea a un animalito en apuros. Te aseguramos que no hay mayor satisfacción que salvar una vida.