Hombre se arrastra debajo de la acera para intentar salvar 6 gatitos que rogaban una mano amiga

Una camada de seis gatitos fue rescatada de un agujero debajo de una acera. Su rescate se hizo posible gracias a Catsnip Etc, un rescate centrado en TNR (Capturar-Esterilizar-Devolver) el único método humanitario comprobado y efectivo para controlar el crecimiento de las poblaciones de gatos. La sede ubicada en Elkhart, Indiana, fue contactada para que realizaran la heroica misión.

Seis gatitos fueron rescatados debajo de una acera

gatitos

Los gatitos estaban en una zona de alto de riesgo por lo que necesitaban ser rescatados lo antes posible.

Paige, Carl y Heln, voluntarios de Catsnip Etc, llegaron al lugar con todas las herramientas para ayudar a poner a los peluditos a salvo. El grupo de rescate compartió al respecto:

“Cuando llamaron y dijeron que los gatitos necesitaban ayuda, vinimos con cables, cinta adhesiva, una red y linternas”.

El agujero era tan pequeño que fue necesario cavar un poco hasta que lograron divisar a los gatitos. Una vez que los tuvieron al alcance contaron seis pequeños mininos acurrucados en el fondo.

Sin embargo, los peluditos estaban en negación para salir, los rescatistas incluso reprodujeron un video de una mamá gata llamando a sus bebés para llamar la atención, pero no funcionó. Las seis bolas de pelos no se movían.

Ante esta situación, Carl uno de los voluntarios gateo gateó debajo de la acera con algo de comida para poder persuadirlos y capturarlos. Para ello, se tumbó de espalda y metió la cabeza en el agujero.

Apenas contaba con el espacio suficiente para poder moverse y avanzar hasta los gatitos, afortunadamente, logró alcanzarlos y pasárselos a los voluntarios.

No fue una misión sencilla, pero Carl no podía estar más feliz cuando sacó al último gatito, todos fueron rescatados sanos y salvos. El equipo de rescate comentó al respecto:

“Carl fue un héroe y se arrastró por el agujero más pequeño para conseguirlos. Los gatitos estaban bastante sucios, tenían muchas pulgas”.

Al ser tan pequeños los rescatistas intuyeron que la mamá gata estaba cerca, así que emprendieron una nueva misión de rescate para localizarla. A través de una trampa humana lograron encontrarla.

“Fueron un par de horas larga, pero teníamos seis bebés aterrorizados que iban a un hogar de acogida y una madre salvaje que encontraría un hogar seguro en un granero. Nadie se quedó atrás. No había mejor manera de terminar el día”, dijo el grupo de rescate.

Al principio los gatitos estaban muy temerosos, pero poco a poco se fueron acostumbrando a sus cuidadores.

En su hogar de acogida rápidamente descubrieron que estaban en un lugar cómodo, seguro y con mucha comida, disfrutaban de mantas suaves y toda la atención de sus cuidadores.

A los pocos días recibieron su primer baño, también se estaba haciendo más vocales, traviesos y llamando constantemente la atención. El grupo de rescate comentó:

“Finalmente se están volviendo más valientes con la gente. Se bañaron por primera vez para quitarse toda la suciedad que tenían encima. Aunque no estaban muy entusiasmados con el baño, están mejorando con los acurrucamientos”.

Los gatitos se adaptaron muy bien a su hogar de acogida, la madre salvaje por su parte, fue esterilizada y vacunada.

Solo es cuestión de tiempo para que sea trasladada a su nuevo hogar en un granero, donde podrá disfrutar de un hogar seguro, comida y toda la atención que merece por el resto de su vida.

Los gatitos aún están muy pequeños para ser dados en adopción, siguen creciendo mientras adquieren algunas habilidades felinas. Cada día forman un vínculo más fuerte entre ellos, son perfectos cómplices y los peludos más adorables a la hora de hacer travesuras.

Sigamos apostando por un mundo donde todos los peluditos puedan disfrutar de un hogar sano y lleno de amor.