Se relajaba junto a un río y recibió el susto de su vida con un oso que se sentó a su lado

La naturaleza es algo completamente sorprendente, llena de maravillas y criaturas majestuosas, cada animal es perfecto a su manera y el privilegio de observarlos de cerca es algo que no cualquiera tiene.

Existen animales que para muchos son muy peligrosos, como los osos, especialmente los osos pardos, estos de seguro te superan en tamaño y fuerza; además, son carnívoros por lo que muchos podrían temerles por eso, aunque ellos prefieren el salmón.

Estos hermosos animales no sólo son un agasajo a los ojos, sino que también son muy especiales con su dieta, durante los meses de junio y agosto en el Río McNeil, Alaska, en el Santuario de Caza del Estado, se reúnen estos hermosos animales.

Y te preguntarás: ¿Por qué? Pues el motivo de esta congregación tiene una sola explicación y de seguro ya la saben: es el salmón, estos animales se reúnen en este río con el único motivo de pescar mucho salmón y abastecer su panza con esta deliciosa proteína.

Debido a los osos, este santuario está cerrado a las visitas, así que son muy pocos los afortunados que pueden ver de cerca este hermoso acontecimiento, sólo aquellos con invitación especial pueden ver a los osos pescando de manera maravillosa, esto con el objetivo de no molestar la paz de los osos al momento de pescar.

Drew Hamilton, empleado técnico del departamento de caza y pesca, fue uno de esos suertudos invitados a este evento, este hombre no solo pudo estar en el Santuario durante la casa de salmón de los osos, sino que pudo ver de cerca algo absolutamente maravilloso.

Drew se sentó relajadamente a la orilla del río, situando su cámara junto a él para grabar a los osos mientras brindaban ese espectáculo de pesca, el hombre se encargó de mantenerse lo más alejado para no asustar ni perturbar la paz de estos pescadores; sin embargo, sucedió algo que no esperaba.

Miró a su lado y pudo ver cómo un oso se acercaba a él, esto pudo haber significado peligro para muchas personas; sin embargo, el oso sólo caminó junto a él y se sentó ahí sin más.

Relay Hero / Youtube

El oso parecía como si acabara de despertar, con un poco de sueño aún se sentó junto a Drew sin que le importara su compañía, mirando la paz que le daba el río y todo el ambiente, Drew pudo disfrutar un rato de esta majestuosa compañía.

Después de unos minutos de descanso y de relajarse junto al río, el oso se levantó de manera un poco brusca asustando a Drew, pero simplemente se alejó dejando solo de nuevo a este suertudo hombre.

No olvides compartir esta historia con todos tus amigos.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!