El día que un hombre sin hogar lloró sin consuelo por su perrito arrollado –»Era mi único amigo»

Todo hombre que ha tenido la dicha de contar con la compañía de un perrito en su vida puede asegurar que los días son mejores con ellos a su lado. Y es que para nadie es un secreto lo leales que pueden llegar a ser estos peludos, y si hay alguien que lo sabe muy bien es un hombre en condición de calle que vive en la ciudad de Morelia, en el estado de Michoacán (México).

Su nombre es Raúl y todos lo conocen como Don Raúl, pues con su carisma supo ganarse el respeto y cariño de muchos en la localidad.

Para este hombre su vida ya no es la misma.Hombre

Don Raúl solía pernoctar en una zona comercial del centro de la ciudad junto a su amado peludo, Solovino. Si bien no tenían un techito fijo donde refugiarse, Solovino y su dueño pasaban sus días felices, uno al lado del otro.

Mientras el hombre se encargaba de cuidar los coches en un parqueadero, el perrito vigilaba atento, batiendo su colita y animando a los clientes.

Pero esa vida sencilla terminó el día en que la tragedia se les presentó.

Una mañana en la que Don Raúl cuidaba los automóviles, un conductor imprudente impactó al pobre perrito y se dio a la fuga. El indefenso animal quedó abatido en el pavimento y su dueño corrió de inmediato a socorrerlo pero ya era demasiado tarde.

Solovino había cruzado el arcoíris, dejando a su compañero fiel solo en este mundo y con el corazón destrozado. Esa escena fue conmovedora para todos, tanto que los propietarios de un restaurante cercano al lugar en el que ocurrió el accidente salieron a auxiliar al peludo.

Don Raúl se resistía a dejar allí a Solovino.

Al ver al hombre tendido sobre el cuerpito aún caliente de Solovino, los comerciantes quedaron destruidos y decidieron tomar una fotografía para compartir la historia en las redes sociales.

“Lamentamos la pérdida del fiel amigo del Sr. Raúl. A pesar de su difícil situación, es una persona muy agradable y trabajadora”, escribieron en su página de Facebook los dueños del restaurante Mariscos El Pirata.

Muchas personas de la localidad conocían al par de amigos inseparables, así que con la publicación no solo buscaron compartir la noticia sino incentivar la ayuda hacia el desconsolado hombre.

La pérdida que sufrió Don Raúl era irremediable, pero pensaron que unas palabras de aliento podrían brindarle al menos algo de consuelo.

Esta fue la publicación compartida por el restaurante.

Y tal como lo planearon sucedió, pues la publicación se volvió viral e incluso desconocidos se solidarizaron con el afligido padre.

“Ay, qué persona tan noble. Gente así es la que necesitamos en este mundo, él tenía su felicidad en su gran amigo fiel, Solovino y ahora… Dios bendiga a este hombre!”, escribió una usuaria.

Además de esos comentarios, los dueños del restaurante instaron a sus seguidores a unirse en una recolección de ropa y alimentos a favor de Don Raúl.

El hombre era tan unido a su perro que meses antes de su fallecimiento, Solovino se había extraviado y junto a los dueños de Mariscos El Pirata armó todo un plan de búsqueda para rescatarlo.

Juntos crearon este cartelito.

Por fortuna, todo resultó bastante bien y el can volvió a los brazos de su amigo fiel, sin que Don Raúl imaginara que esos serían sus últimos días juntos.

Este caso causó bastante indignación en la comunidad por el hecho de que quien se llevó por delante al perro lo dejó allí en la calle, sin detenerse a ayudarlo.

Ese modo de actuar deja mucho que desear de esa persona y molesta a todos por su falta de humanidad.

Don Raúl sufrió tanto por la pérdida de su gran amigo pero gente desconocida se unió para ayudarlo y brindarle un poco de consuelo. Desde el accidente la ayuda no ha parado de llover.

De hecho, una persona le regaló un perrito pero él decidió regresarlo, aún lamenta la pérdida de Solovino y no le gustaría que la nueva criatura se exponga en las calles por el hecho de que él no pueda brindarle un hogar adecuado.

Dentro de tanta tristeza nos contenta saber que la gente se ha dedicado a apoyar a este hombre. Su corazón siempre pertenecerá a Solovino y sin duda, merece lo mejor por mostrarnos la cara amable de la humanidad.