Incautan 216 criaturas que viajaban en el maletero de un auto sofocándose a más de 30 grados

A lo largo de los años el tráfico animal es una de las batallas que activistas y amantes de la vida silvestre han enfrentado contra quienes sin importar qué, solo quieren obtener ganancias y ponerle un precio a un indefenso animal.

No importa la modalidad o técnica empleada para traficar, la vida del animalito siempre está

 

riesgo y el maltrato al que se someten es desgarrador.

Se conocen como loro hablador amazona frentiazul.

Esta vez te contamos un nuevo caso de maltrato y tráfico de animales exóticos que alertó a todas las autoridades.

El incidente se dio a conocer gracias a un operativo vial rutinario, luego que dos agentes lograran incautar a más de 200 loros que viajaban en la maletera de un auto con una temperatura superior a los 30 grados.

La inspección se realizó en Santiago del Estero, Argentina.

Los agentes realizaban su labor diaria cuando se percataron que dos ocupantes de un auto marca Renault Fluence rojo tuvieran una actitud bastante sospechosa.

Ante ello, los oficiales procedieron a interrogar a los hombres notando que el volumen de la radio estaba muy alto, a pesar de haberles pedido a los sospechosos que bajaran al volumen, estos se negaron por completo a la petición de los oficiales.

Muchas de las aves tan solo tenían días de haber nacido.

Desde luego que esto llamó aún más la atención de los policías quienes procedieron a revisar el auto, para su gran sorpresa encontraron 216 loros habladores en la maletera.

Las aves incautadas pertenecen a la especie amazona aestiva, ocupa las selvas del centro de Bolivia, Brasil y en algunas partes del norte de Paraguay y Argentina.

Pertenecen a la especie psitaciforme de la familia Psittacidae que habita en Sudamérica.

Desafortunadamente, en Argentina este tipo de ave se puede vender de forma legal hasta en $ 600.

Lo que hace especialmente atractiva a estas aves es que tienen la habilidad de hablar o cantar, en realidad, simulan sonidos y palabras que oyen en su entorno y luego repiten de manera automática. Por supuesto, que para estos animales los sonidos no tienen ningún significado.

Un precioso loro color verde que sin duda te va a encantar.

Los loros rescatados fueron entregados al personal de Fauna y Bosques de Ojo de Agua, la fiscalía de turno bajo el mando de la fiscal Cecilia Remini iniciará una causa por infracción a la Ley 4.802 de la Conservación de la Fauna Silvestre.

La mayoría son verdes, pero también hay amarillos, azules o rojos.

Aunque los hombres actualmente están en libertad forman parte de una investigación de maltrato y tráfico animal en un país donde estas acciones están consideradas como un delito federal penado por la Ley de Fauna 22.421, quienes la incumplan pueden llegar a pagar hasta dos años de cárcel. Deseamos todo el peso de la ley caiga sobre ellos.

Nadie debería lucrarse por las habilidades naturales de un animal ni mucho menos adiestrarlo a conveniencia. Comparte y sigamos alzando la voz para defender a quienes no pueden hacerlo.