Indignación por la subasta de 70 elefantes tras la decisión del Gobierno de permitir la caza

No es un secreto que para muchos la caza resulta ser el deporte ideal, la mejor actividad lucrativa o la pasión que mueve sus intereses, realmente es tan difícil entender como alguien puede disfrutar y llenarse de satisfacción tras acabar con la vida de animales inocentes.

Botswana es el hogar de la población de elefantes más grande del mundo, y el pasado viernes se realizó una gran subasta para que los cazadores acaben con 70 elefantes.

Este es el primer evento que se celebra desde que el presidente Mokgweetsi Masisi eliminó la prohibición de caza el año pasado, justo cuando se cumple un año después de suceder a Ian Khama.

El ex-presidente Ian es un ávido ambientalista, e introdujo una prohibición general en 2014 para revertir una disminución de la población de animales salvajes.

Como era de esperar, este evento generó la protesta masiva de los conservacionistas y defensores de los derechos de los animales tras la gran indignación por la revocatoria de la prohibición en mayo del año pasado.

Alice Mmolawa, una portavoz de vida silvestre, explicó que el gobierno está emitiendo siete “paquetes” de caza de 10 elefantes cada uno. Estos animales están confinados en “áreas de caza controlada”.

El gobierno rechazó las críticas a su decisión y en un mensaje de texto justificó la medida diciendo que la caza serviría de ayuda a las zonas más afectadas por «conflicto de la vida silvestre con los humanos”. Hizo referencia a los elefantes que deambulan por los parques y zonas recreativas de las comunidades.

Defendió su decisión diciendo que Botswana tiene una sobre población de elefantes y se comprometió a regular la práctica.

Con el levantamiento de la prohibición se espera que la temporada de caza 2020 comience en abril. La licitación está abierta para las compañías que son propiedad de ciudadanos de Botsuana o están registradas en Botsuana.

Los postores deben realizar un depósito reembolsable de 18.000 dólares para participar y tener una «experiencia demostrable de caza de elefantes apropiada» y no tener antecedentes penales.

Todas las expediciones de caza de elefantes deberán estar siempre acompañadas por un guía y un profesional. La caza de elefantes con collar estará prohibida.

Tristemente, esta decisión de Mokgweetsi fue aplaudida por las comunidades locales, pero fue una burla de los conservacionistas y creó tensión con el ex-presidente Ian.

«He estado en contra de la caza porque es lo que ha provocado la extinción de muchas especies en todo el mundo», dijo el ex-presidente.

El ex-presidente añadió que permitir la caza comercial podría desmotivar a aquellos que se dedican a la lucha contra la caza furtiva.

«Las subastas de caza de elefantes de Botswanan es muy preocupante y cuestionable», dijo Audrey Delsink, directora de vida silvestre de África para la organización benéfica mundial de conservación Humane Society International.

Neil Fitt, quien dirige la Sociedad de Conservación Kalahari en Botswana, dijo que la caza era una nueva fuente de ingresos para el país, pero advirtió que tenía que practicarse «de manera adecuada y con ética».

Botswana tiene parques y espacios abiertos con la población de elefantes más grande del mundo con más de 135.000 animales, aproximadamente un tercio del total del continente africano.

Los elefantes pueden invadir las aldeas ubicadas en las cercanías de las reservas de vida silvestre destruyendo cultivos y, a veces pueden agredir a algunas personas, sin embargo, hay otras medidas que se pueden tomar.

La mayoría de estos ejemplares se encuentran en el Parque Nacional Chobe, un importante atractivo turístico.

Comparte con tus amigos para apoyar a los defensores de los animales ante esta situación tan inquietante.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!