La perversa decisión de este país de acabar con la vida de 2000 ballenas estremece al mundo

Las ballenas son animales majestuosos y bastante únicos. Sus enormes tamaños combinado con su delicado nado dejan sin aliento a más de uno que tiene la suerte de llegar a verlas, pues solo se puede hacer cuando ellas deciden acercarse a la orilla. No obstante, incluso con todo lo especial que son, hay más de un país que planea acabar con sus vidas por malas razones.

Recientemente, Islandia tomó la decisión de permitir a barcos balleneros cazar hasta 209 ballenas de aleta y 2017 ballenas minke cada año hasta el 2023, tal decisión ha sido recibida con severas críticas porque es simplemente descabellado hacer esto.

Esta es una ballena de aleta

Islandia es un país conocido por su carne de ballena, cosa que se ha convertido en un asunto cultural que acaba en la tradición. Sin embargo, aunque la carne de ballena es algo bastante importante para esta zona, también ha sido la causante de la desaparición de las ballenas, a tal punto que incluso los ciudadanos empiezan a notar el impacto ambiental que esto puede causar siendo ellos los principales consumidores.

Uno de estos maravillosos especímenes fue asesinado en una controversial caza en Islandia

Pero aún así, esta decisión sigue siendo contraproducente porque la mayoría de las personas que deciden ir a Islandia lo hacen por sus tours de ballenas, donde pueden ver de cerca estos mamíferos y admirar su espléndido nado. El hecho de cazarlos en masa llevaría a dañar no solo su población natural, sino también la economía de Islandia.

Tristemente, incluso cuando las ballenas están protegidas por ley internacional, todavía quedan dos países que practican cazarlas: Islandia y Japón. Ambos se informan que no cambiarán sus prácticas en un futuro cercano.

La carne de ballena es uno de los platillos culinarios tradicionales del país

Según reportes de grupos de protección animal, matar a estos hermosos animales causaría un daño permanente en su población del cual podría ser muy difícil que se recuperaran inclusive en un largo periodo de tiempo, sobre todo porque su población aún está tratando de recuperarse de muchísimos años de esta práctica.

No importa el ángulo por el que se vea, las decisiones de aumentar dichas costumbres es absurda y simplemente impactaría negativamente al país. Aquellos que pelean porque se cese la caza hacen énfasis en que los turistas que vengan al país preferirían mucho más ver a estos animales sanos y nadando las frías aguas de la nación que siendo mutilados por un plato de sopa.

Esperemos que el trabajo de estos activistas rinda sus frutos antes de que algo terrible ocurra

Shutterstock

Los esfuerzos de estos grupos de conservación aumentan cada vez más porque consideran que proteger a estos animales es imperativo para el ecosistema, y que en general ellas merecen vivir felices y en paz sin tener que temer por sus vidas.

Comparte esta nota con tus amigos para que sepan sobre los problemas que afrontan las ballenas y dile NO a las perversas prácticas en Islandia.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!