Un hombre daba un pacífico paseo por el río… hasta que vio a este musculoso animal

A menudo escuchamos increíbles historias de animales salvajes que ingresan a propiedades privadas cercanas a bosques, montañas o espacios libres. En Australia, esto es incluso mucho más común que en otras partes y no es sorpresa encontrarse a un canguro paseando a pocos metros de las personas, incluso se han convertido en un atractivo turístico.

Los canguros son animales cotidianos para los australianos y han logrado convivir en paz y con respeto.

Jackson Vincent es un hombre de 27 años que reside en Freemantle, Perth y se encontraba de visita en la casa de su abuela ubicada en Margaret River. Él salió a dar un paseo por los alrededores de la casa junto a su perro Dharma, cuando se acercaron al arroyo de Boodjidup y vieron a un canguro dándose un baño.

Jackson se acercó un poco para tomarle una foto, pero rápidamente se llevó una gran sorpresa.

El canguro comenzó a levantarse y a dirigirse hacia ellos, mientras salía del agua iba dejando al descubierto su enorme musculatura, parecía medir más de 2 metros y pesar más de 100 kilogramos, sus músculos se veían realmente grandes y tonificados. Jackson supo enseguida que debía sacar a su perro de ahí y alejarse, ya que podían estar enfrentándose a un posible ataque.

“Sin duda era un macho y posiblemente se sintió amenazado por la presencia de mi perro Dharma”, comentó el asombrado hombre.

Jackson fue a dejar a su perro en casa para protegerlo y volvió al arroyo para ver a tan impresionante animal, se dio cuenta que no solo su musculatura era enorme, también tenía unas garras extremadamente largas y nada agradables. El canguro tenía una actitud desafiante y dejaba la mirada fija como esperando una señal para actuar.

“He venido durante años a este arroyo y nunca vi nada parecido, estoy seguro de que nos quería atacar o ahogar a Dharma”, aseguró Jackson.

News / Metro

Los animales nunca dejan de sorprendernos, los canguros son animales realmente fuertes, que aunque parezcan pacíficos, si se sienten amenazados o invadidos en su espacio pueden atacar sin compasión. Aunque los australianos se han acostumbrado a vivir con ellos, siempre es importante respetar su espacio y su hábitat. Afortunadamente, Jackson supo cómo llevar la situación y alejó a su perro para evitar que lo considerara una amenaza, intentando no perturbar, simplemente se alejó y lo dejó seguir en el arroyo, así no ocurrió nada que lamentar.

Comparte esta increíble historia y si alguna vez visitas el hermoso país de Australia y ves a un canguro musculoso, dale su espacio.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

EL VIDEO DEL DIA

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!