Un joven que por su estado no podía conducir, rescató un pajarito y pidió un Uber sólo para él

Dedicar tiempo y energía para proteger a los más débiles nos hace más y mejores humanos. Si somos atentos, encontraremos a diario héroes anónimos que hacen del mundo un lugar mejor con sus acciones. Tal es el inusual caso de un hombre en Utah, Estados Unidos, a quien unas copas demás no fueron impedimento para salvarle la vida a un hermoso ser vivo.

“Petey” fue el nombre con el que fue bautizado un bebé jilguero en el Centro de Rehabilitación de Vida Silvestre del Norte, ubicado en la mencionada localidad estadounidense. Y es que de no ser porque este hombre pasado de copas lo encontró tal vez no estuviésemos contando esta historia.

El pobre pajarito estaba completamente indefenso

El pequeño pajarito había caído de su nido desde una altura considerable poniendo en peligro su vida. Afortunadamente, fue encontrado por el hombre en cuestión y entregado en sus manos a un taxista de Uber quien pudo llevarlo hasta los especialistas en atención animal.

El hombre no podía llevar al ave, pero sabía que tenía que ayudarle

Dalyn Marthaler, director del centro médico, explicó que el pequeño pajarito había llegado en muy mal estado y con su vida en peligro por estar en un estado avanzado de deshidratación y desnutrición; estaba realmente flaco y si no era atendido a tiempo todo pudo haber pasado a peor.

“Ya ven que no todos los que beben en exceso son malas personas”, comentó cómicamente un internauta.

Y es que no es para menos, puesto que nadie pensaría que alguien en ese estado tendría la lucidez para reaccionar de esa manera. Por eso no es de extrañar que el post realizado en Facebook por el hospital para animales haya causado furor entre la gente en Internet.

“La bondad no tiene límites ni estados especiales. Eso demuestra que un buen corazón puede tenerlo cualquiera y solo puede demostrarse a través de buenos actos como este” dijo conmovida otra internauta.

El pequeño Petey no podía caminar debido a su estado y los veterinarios del lugar prepararon unas prótesis especiales a modo de pequeños “zapatos ortopédicos” para que eventualmente pudiera volver a caminar de nuevo, puesto que los planes son que en unas pocas semanas a partir de su recuperación, pueda ser liberado en el desierto de Utah, su hábitat natural.

Sin duda, cualquiera puede ser el héroe del día si se tiene la disposición y el corazón para ayudar a los seres necesitados.

Comparte esta conmovedora historia entre tus familiares y amigos para que se contagien de la bondad que necesitamos para transformar al mundo.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!