La actuación de una perrita al fingir que no tiene idea quién destruyó las chanclas de mamá

Arya es una hermosa y adorable perrita que siempre está relajada. Su madre, Christine Duggan dice que su mascota es muy ocurrente, y que está muy encantada de tenerla en casa. Arya es uno más de la familia.

La peludita tiene una personalidad muy definida, es una perrita que sabe muy bien lo que quiere y ser el centro de atención de su familia es algo que siempre exige.

«Ella es dulce y el perro más cariñoso que he conocido», dijo Christine.

Una de las cosas favoritas que le encanta hacer es dormir, relajarse y recibir amor.

«Su personalidad es muy relajada, necesita atención en todo momento y dormirá todo el día si la dejas», dijo Christine.

La mayor parte del tiempo Arya se porta bastante bien, pero ocasionalmente hace cosas que no debería, y ella lo sabe muy bien. Tal cómo pasó el día en el que Christine llegó a casa y descubrió que sus sandalias estaban masticadas.

“No se mete en problemas frecuentemente, así que cuando lo hace te enteras. Ella siempre sabe cuándo es culpable», dijo Christine.

Christine inmediatamente supo que Arya era la responsable del estado en el que estaba su par de sandalias.

«Descubrí las sandalias tan pronto como entré a la casa”, agregó Christine.

Christine agarró las sandalias y se acercó a confrontar a Arya, quien estaba evitando el contacto visual con su tierno rostro con expresión de culpabilidad.

«Arya estaba acostada en el sofá y pude ver los pedazos de sandalias en su cama que está justo al lado del sofá. Un par de semanas antes había mordido mi zapatilla y actuó de la misma manera. ¡Entonces, realmente ella sabe cuándo está en problemas!«, dijo Christine.

Mientras Christine regañaba a Arya por lo que había hecho ella trataba de actuar como si no tuviera ni la menor idea de lo que estaba hablando su madre, pero la expresión de su rostro la delató.

La perrita seguía mirando para descubrir si todavía estaba en problemas, seguramente pensó que tenía una expresión muy inocente.

“Tan pronto como me vio levantar las sandalias escondió su rostro avergonzada. No me mira ni reconoce que le estoy hablando cuando está así», dijo Christine.

Aunque Arya trató de fingir que no estaba en problemas, es demasiado honesta y finalmente aceptó que, después de todo, había cometido un error en haber mordido las sandalias de su mamá.

Por supuesto, Ayra fue perdonada rápidamente por masticar las sandalias, y eso también lo sabe porque no duda en volver a ser la perrita inocente que es en el fondo.

Su madre se pregunta tras cada travesura: «¿Quién podría enojarse con esa dulce cara?», creo que nadie… ¡Comparte la divertida historia de Arya!